El lenguaje del doblaje: el caso Top Cat

A principios de los años 60 se estrenó en Estados Unidos la serie animada Top Cat, acerca de las travesuras de una pandilla de gatos callejeros. Después de 30 episodios Hanna-Barbera la canceló por bajo índice de audiencia. En 1963 fue adaptada y doblada al español en México, donde se llamó Don Gato y su pandilla.

Tuvo un éxito tremendo y estos 30 episodios se han transmitido una y otra y otra vez en las décadas de 1960, 1970, 1980, 1990, 2000 y 2010. Se convirtió en una serie de culto. En 2011 y 2014 se hicieron dos largometrajes en coproducción México-Argentina-Estados Unidos, pero a pesar de lograr una buena recaudación en taquilla, no tuvieron el éxito de antaño de la serie.

Pero ¿por qué en Estados Unidos Top Cat no prosperó mientras que en México fue un exitazo? Si ves la serie en el idioma original te das cuenta de que resulta bastante olvidable, sin embargo, para realizar el doblaje en México se reunió una pandilla de actores súper experimentados que hicieron de Don Gato y su pandilla la caricatura preferida de muchos y por generaciones.

Benny the Ball se convirtió en Benito Bodoque, con aguda voz infantil que lo hacía taaan tierno… Por su parte, Choo-Choo se llamó Cucho, un gato yucateco al que un hot dog le sabe a chocolomo. The Brain, un gato lento de entendederas, se transformó en Demóstenes, mientras que Fancy-Fancy y Spook fueron aquí Panza y Espanto, respectivamente. Por último, el policía Charlie Dibble es nuestro querido oficial Matute.

Los actores de doblaje se divirtieron en grande y se tomaron tantas libertades creativas que Don Gato y su pandilla cobró encanto, ha sido retransmitida cientos (¿o miles?) de veces en la tele y se volvió tan legendaria como ellos, a quienes recordamos y festejamos en este Día Internacional del Doblaje. Ellos son:

Jorge Arvizu. Es la cara más visible de la pandilla por su personaje de “el Tata”, un viejo desgreñado en bata de dormir que gritaba “¡Quiero mi cocoool!”.  Dobló también a Pedro Picapiedra, el Pájaro Loco, Scooby Doo, Bugs Bunny, el Pato Lucas y en Don Gato a Benito Bodoque y Cucho. Fue Maxwell Smart en El Súper Agente 86, el Tío Lucas y el Tío Cosa en Los Locos Addams, Kato (¡la voz de Bruce Lee!) en El Avispón Verde y El Pingüino en la serie sesentera del mejor conocido como “Batman panzón”. Él fue además director de doblaje para Top Cat y su hermano Rubén hizo la traducción y adaptación del guion al español en 1963.

 

Julio Lucena. Voz de Don Gato, también fue Pablo Mármol en Los Picapiedra, Moe en Los Tres Chiflados y dobló voces en un montón de episodios de La dimensión desconocida. Aportó su voz en numerosas radionovelas.

Carlos Becerril. Tiene más de 80 años y más de seis décadas en el doblaje. Además de Panza en Don Gato, es la voz de Robert DeNiro, Richard Gere, Robert Redford, Al Pacino, Mel Gibson, Michael Douglas, Patrick Swayze, Richard Dreyfuss, Anthony Hopkins y una lista interminable, casi tiene el monopolio de las voces masculinas de Hollywood.

Santiago Gil. En Don Gato era Espanto, pero también fue Robin en “Batman panzón”, el señor Ingalls en la serie La Familia Ingalls, Gonzo en El show de los Muppets y Shaggy de Scooby Doo. Trabajó en esto 30 de sus 46 años de vida.

Armando Gutiérrez. Otro personajazo del doblaje, además de Demóstenes en Top Cat, fue la voz del “guapo Ben” en Los 4 Fantásticos (la caricatura de los 60s), Vulcano en El hombre araña (la serie animada viejita) y Brutus en Popeye el Marino. Fue un comediante en teatro y radio, donde era conocido por su sobrenombre Simplón Telera de la Chica.

Víctor Alcocer. Fue actor de cine y Matute en Don Gato, pero también Herman Munster en La Familia Munster, el Gallo Claudio, El Jefe en El Súper Agente 86 y el Guasón en “Batman panzón”. También dobló a El Santo y Blue Demon en películas de luchadores, dándoles la masculinidad y presencia que les faltaban a las voces estos superhéroes de carne y hueso.

Foto de entrada por Neil Godding en Unsplash

De patafísica y otras formas de ser creativo Parte II

La Patafísica renació (más bien, se “desocultó”) el 20 de abril del 2000 (día de San Cocodrilo, según el calendario patafísico) con la insigne exposición “Agujeros, Nadas y Espejismos”. Esta vez trascendió fronteras. Se inauguraron Colegios en Valencia, España y Buenos Aires, Argentina, entre otros lugares del mundo. La ciencia de las soluciones imaginarias sigue viva para deleitarnos con su sentido del humor y sus sospechas del estilo

“Existen bípedos, cuadrúpedos, pero, ¿de una sola pata también?”

Raymond Queneau, sátrapa y surrealista

Básicos del Dadaísmo

Origen: 1916 en el Cabaret Voltaire en Zúrich, Suiza, en medio del desencanto por la Primera Guerra Mundial.

Características: movimiento de vanguardia o antiarte. Busca romper las convenciones en las artes plásticas y la literatura. Crítico de la burguesía y el positivismo. Intenta expresarse mediante la destrucción del lenguaje y de los materiales tradicionales en la plástica.

Representantes: los fundadores, Hugo Ball, Tristan Tzara y Jean Arp, entre muchos otros que años después devinieron surrealistas.

Hugo Ball declama poema dadaísta

Sátrapas de ayer y hoy

Los miembros originales del Colegio de Patafísica eran surrealistas y uno que otro dadaísta y presidieron alguna de las Subcomisiones del Colegio. Están, por ejemplo:

  • Raymond Queneau, poeta y novelista surrealista, encargado de la Subcomisión de Epifanías e Ipifanías.
  • Boris Vian, escritor y músico de jazz, también surrealista, encargado de la Subcomisión de las Soluciones Imaginarias.
  • Marcel Duchamp, artista plástico y ajedrecista, representante del dadaísmo y del surrealismo, encargado de la Subcomisión de las Formas y de las Gracias.
  • Joan Miró, artista plástico español y surrealista, encargado de la Subcomisión del Grande Extraordinario.
Boris Vian, sátrapa y músico

Podríamos seguir, pero son 77 Subcomisiones, así que basta mencionar a otros patafísicos ilustres, como Julio Cortázar, en su Rayuela hay muchas influencias de la Patafísica; Fernando Arrabal, el artista español que fundó el Grupo Pánico junto con Alejandro Jodorowsky; los hermanos Groucho, Chico y Harpo Marx, en cuyas películas podemos ver un humor y sinsentido bastante patafísicos.


Básicos del Surrealismo

Origen: 1924 en París, influenciado por el dadaísmo, el simbolismo, la obra de Alfred Jarry y la teoría del psicoanálisis.

Características: busca crear a partir de la interpretación de los sueños y el subconsciente. Poemas, novelas, películas, pintura y esculturas que parecen ilógicas y desconcertantes. ¿Qué significa “dadá”? Según sus fundadores, nada.

Representantes: El fundador, André Breton, y otros escritores, cineastas y artistas plásticos como Marcel Duchamp, Salvador Dalí, Max Ernst y Man Ray.

Marcel Duchamp, surrealista y patafísico

Esta historia continuará…

Muy bonitos y loquitos los patafísicos, pero ¿de qué sirve esto para el marketing de contenidos? ¿Nos dejará algún cliente aplicar la “ciencia de las soluciones imaginarias” en nuestros escritos?

La moraleja de esta historia en la tercera parte.

Foto de entrada por Adrien Converse en Unsplash

Cuando llegó la Fuerza

El relato de “yo fui al estreno de La Guerra de las Galaxias” es ya una fantasía colectiva, casi un recuerdo creado de quienes tienen la edad suficiente para contarlo: los primeros acordes del glorioso tema de John Williams, el texto introductorio que se va alejando de la mirada, la nave espacial en primer plano que se queda en la retina del espectador…

Desde su estreno, la “telenovela espacial” creada por George Lucas inspirado en Flash Gordon (serie de los años 30 sobre un viajero intergaláctico) resultó un éxito y logró recaudar en su primer año 79 millones de dólares en taquilla, equivalentes a 300 millones de dólares de la actualidad.

Pero esa no fue su única inspiración. Lucas había leído la obra del filósofo Joseph Campbell, que en El héroe de las mil caras (1949) afirmaba que todos los relatos que nos emocionan, desde La Odisea de Homero hasta las aventuras del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda (hoy diría que la saga de Hary Potter) tienen algo en común:

Cuentan una historia con la que nos podemos identificar, acerca de un joven héroe que tiene una misión por cumplir, una dama por rescatar y muchas aventuras que vivir en el camino.

Una vez que descubrió este secreto, Lucas puso manos a la obra y se pasó un año escribiendo un guion que contara esas aventuras que nos gustan desde hace muchas generaciones y, en lugar de ponerla en la Tierra, la ubicó en una galaxia muy muy lejana.

Greg Rakozy, Unsplash

Algunos datos curiosos

  • El guion original tenía más de 200 páginas y la historia completa de la primera trilogía. Como Lucas vio que sería muy difícil filmar todo, decidió dividirlo en tres y hacer solo la primera parte. Solo si tenía éxito haría las dos restantes.
  • En origen, el apellido de la familia Skywalker (“Caminante del cielo”) era Starkiller (“Asesino del cielo).
  • Peter Mayhew, que hacía de Chewbacca, medía 2.20 metros. Kenny Baker, que hacía de R2D2, medía un metro.
  • El cuerpo y la voz de Darth Vader son de dos personas distintas: David Prowse, un tipo alto y fuerte, pero con voz tipluda puso el cuerpo, mientras que James Earl Jones, un afroamericano que había sido tartamudo, puso la voz.
  • Los sonidos de las naves y las armas se obtuvieron con secadoras de pelo, cables de acero, proyectores de cine, motores y radios descompuestos.
  • La voz de Chewbacca tiene partes de gruñidos de oso, tigre, morsa y perro; R2D2 es la voz de un adulto haciendo como bebé combinada con pitidos de un sintetizador electrónico.
  • “I have a bad feeling about this” (algo así como “esto me da muy mala espina”) es una frase que se repite en todas las películas de la serie.

  • Star Wars fue la primera película que demostró que se podía ganar dinero en taquilla y también vendiendo productos de la marca como playeras, álbumes, figuras de los personajes, etc. (actualmente hay más de 90 mil objetos coleccionables).
  • Lucas les pidió a los productores una parte de las ganancias por el merchandising de la película y esto fue lo que lo hizo millonario.
Billy Huynh, Unsplash

Tres conceptos básicos de Star Wars

  1. La Fuerza. Es una energía creada por todas las cosas vivientes. Tiene un lado luminoso y un lado oscuro.
  2. Jedi. Es una orden de caballeros que trabajan con el lado luminoso de la fuerza.
  3. Sith. Son caballeros que trabajan con el lado oscuro de la fuerza, obtienen su poder de emociones como la ira, el miedo y el odio. Son eternos enemigos de los jedi.
Foto de la NASA, Unsplash

Arquetipos intergalácticos

Los personajes de Star Wars son arquetipos, es decir, el ejemplo más perfecto de algo o, siguiendo la teoría del psiquiatra Carl Jung, la idea que todos tenemos de lo que debería ser alguien. En el caso de la primera trilogía, estos son algunos:

Luke Skywalker es el joven héroe. Un muchacho noble y con grandes sueños que no puede realizar hasta que un evento inesperado le revela que él es “el elegido” para revolucionar y estabilizar el sistema.

Darth Vader es el héroe maldito. Muchos pensaron que era “el elegido”, pero cayó al lado oscuro y sus propios actos destruyeron lo que amaba. Vive con ira y resentimiento.

Obi-Wan Kenobi es el maestro. Fue maestro del héroe maldito y guía al joven héroe para que no caiga en los mismos errores que aquél.

Leia Organa es la dama en apuros. Aunque está prisionera, tiene mucho carácter y una vez liberada, será responsable de restaurar las leyes y poner orden.

Han Solo es el aventurero. Es un mercenario, pero, aunque parece que nada le importa, en realidad es leal y cree en el honor.

Chewbacca es el héroe coyote. Es el último de su tribu, un solitario cuya misión es acompañar al aventurero para calmar sus ímpetus.

Yoda es el viejo sabio. Maestro de maestros, su gran sabiduría ayuda al joven héroe a tener disciplina para cumplir su misión.

Darth Sidious (el Emperador) es el monstruo. Es la encarnación del mal, destruye cuanto encuentra para alcanzar el poder absoluto.

R2D2 es el técnico. Curioso, creativo y juguetón, encuentra soluciones de forma inesperada y sabe improvisar en situaciones de peligro.

C3-PO es el espantapájaros. Aunque es un miedoso, su papel como intérprete y mediador es importante. Funciona como señuelo para confundir al enemigo.

Alexis Antonio, Unsplash

Foto de entrada por Guillermo Ferla en Unsplash

Curiosidades medievales: bebés horribles y conejos asesinos

Hay un montón de mitos y suposiciones acerca de la Edad Media, esos mil años de oscuridad. Lo que nos enseñan en la escuela es que fue en Europa (como si el resto del mundo no existiera), hubo unas guerras llamadas Cruzadas, mucho dominio de la religión católica y comenzaron las cacerías de brujas.

En realidad, durante el “Oscurantismo” pasaron muchas cosas y si nos adentramos mínimamente al arte medieval, encontraremos que tenían una enorme imaginación y su particular concepto estético. Es aquí donde nos encontramos a los bebés horribles y los conejos asesinos.

El extraño caso de los bebés con cara de viejitos

Los bebés de las pinturas medievales son ominosos. Tienen unas proporciones extrañas y unas caras que calificar de feas sería poco. Lucen hostiles, malencarados y enfermizos. He aquí algunas explicaciones sobre este extraño caso:

  • Para empezar, no eran bebés cualquieras. Los artistas medievales no estaban interesados en pintar niños terrenales y quien les encargaba la chamba era la Iglesia, así que los temas se limitaban a la Virgen con el niño Dios y uno que otro bebé bíblico.

  • O sea que el 99.9% de los bebés de las pinturas medievales eran Jesús Verbo Encarnado. Y según los preceptos católicos de la época, desde su nacimiento Jesús ya estaba perfectamente formado. Es decir, no se trata de bebés, sino de ¡homúnculos! Hombres hechos y derechos pero chiquitos, de ahí la cara de adultos.

  • Era el estándar de la época. Todos los artistas recibían los mismos pedidos, todos debían pintarlos de forma similar, por lo que realmente no había otras obras con la cuales compararlos. Por lo tanto, todas las personas estaban acostumbradas a esta convención y a nadie le parecían feos (o cuando menos, no lo decían en voz alta).

  • Los artistas medievales simplemente no estaban interesados en el realismo, se movían mejor en un estilo más expresionista. Era la estética de la época.

Después, con la llegada del Renacimiento, las ideas comenzaron a cambiar: los artistas voltearon hacia las formas clásicas e idealizadas, los temas se ampliaron y el niño Dios dejó de ser el único retratado. Por supuesto, quienes encargaban el retrato de sus hijos no querían que éstos se vieran como adultos pequeños con calvicie prematura, sino como los querubines de caritas llenas y sonrosadas que tan bien le salían a Rafael.

El fenómeno de los conejos asesinos

Muchos manuscritos medievales están ilustrados o enmarcados con imágenes cómicas e incluso grotescas que fueron llamadas drolleries. De entre ellas llama la atención la abundancia de tiernos conejitos haciendo cosas no tan tiernas, por ejemplo… asesinar. ¡¡¡¿Por qué?!!!

  • En la Edad Media los conejos representaban muchas cosas: por un lado, la pureza, la inocencia y el desamparo; por otro, la cobardía, la fertilidad y el órgano sexual femenino (en latín conejo se dice cuniculus, un término bastante parecido a coño).

  • Las drolleries ilustraban animales fantásticos, barberos con pata de palo (otro misterio, en la Edad Media esto les parecía súper cómico) y escenas extravagantes donde invertían los papeles naturales de los personajes.

  • Entonces, si los conejos eran considerados tiernos, inocentes y cobardes, en las drolleries se convertían en valientes, agresivos y sanguinarios.

En la muy recomendable película Monty Python and The Holy Grail (1975) el Rey Arturo y sus nobles caballeros de la mesa redonda deben luchar contra un terrible monstruo. Seguramente los comediantes conocían las drolleries y el raro fenómeno de los conejitos asesinos.

Confesiones de una marca

Supongo que no ambiciono demasiado, solo quiero ser una marca célebre, tanto que todos la conozcan, les dé dinero a mis propietarios y mis publicistas se enorgullezcan del gran trabajo que hicieron conmigo, así, al paso de los años me convertiré en lo que llaman “un clásico”, tanto que al producto que soy todo mundo lo llamará con mi nombre: marca y producto se volverán uno mismo.

Sueño que me pasará lo mismo que a ellas…

Cuando alguien estornuda demasiado no se suena la nariz con un pañuelo desechable, sino con un kleenex, y cuando una mamá exige el recipiente donde se guarda la comida grita muy fuerte: “¡Me regresas mi tupper!”.

Si a alguien le duele la cabeza no pide un innombrable ácidoacetilsalicílico, sino una aspirina, si una chica tiene su periodo compra kotex en vez de toallas íntimas y el niño del parque no lanza un disco volador, más bien un frisbee.

Los amantes se bañan en el jacuzzi y no en la tina de hidromasaje y el conductor de tv no lee el apuntador visual sino el teleprompter.

Foto por Raphiell Alfaridzy (Unsplash)

Muchos llevan al trabajo el café en termos, los niños dibujan con crayolas, el carro de la “víctima” de algún enamorado queda cubierto de postits, los regalos están envueltos con diurex y las pestañas cubiertas de rimmel, los documentos sujetos con clips y los trabajos escolares pegados con pritt… o resistol.

Pero quiero más

Y después, me gustaría subir un nivel más de prestigio, convertirme en líder, en verbo y hacer una entrada triunfal al diccionario, como ya lo lograron el buscador que pone a todos a googlear en internet o el software con el que todos se photoshopean y en las fotos se ven muy bien.

¡Oh, sí! Quiero ser una marca genérica, eso es lo que quiero ser.

Foto de entrada por Raphiell Alfaridzy en Unsplash

¿Qué palabras se inventaron el año en que naciste?

El diccionario Merriam-Webster tiene una herramienta maravillosamente útil (bueno, quizá no tan útil pero sí maravillosa). Se trata de Time-Traveler, que informa de las nuevas palabras que se agregaron a este diccionario año por año desde ¡el 1500! (en realidad, desde el siglo XII, pero van por siglos hasta el XV). Así que podemos saber cuáles palabras nacieron al mismo tiempo que nosotros y, de paso, sentirnos un poco (o un mucho) viejos, nostálgicos y, a la vez, testigos de la historia. Por lo pronto, aquí están algunos neologismos de 50 años para acá.

2017 extreme risk law. Prohibición temporal de compra y uso de armas a sujetos que podrían hacerse daño a sí mismos o a otros.

2016 oganesson. Un nuevo elemento químico sintético.

2015 aphantasia. Incapacidad para visualizar imágenes mentales.

2014 deadname. Nombre que se le dio a una persona transgénero al nacer y que ya no usa al hacer la transición.

2013 bingeable. Múltiples episodios o partes que se pueden ver en rápida sucesión.

2012 inspo. Inspiración, pero en slang.

2011 blockchain. Base de datos digital cuya información se puede usar y compartir simultáneamente en una gran red descentralizada de acceso público.

2010 Instagram. La red social.

2009 anti-vaxxer. Persona que se opone a la vacunación.

2008 mansplain. Cuando un hombre le explica a una mujer algo que ella ya sabe.

2007 hashtag. #nonecesitadefinición

2006 YouTube. Creador de videos en YouTube.

2005 sexting. Envío de imágenes o mensajes sexuales explícitos por cel.

2004 podcast. Programa de música o conversación en formato digital para descargar a través de Internet.

2003 muffin top. Rollo de grasa que se desborda de los pantalones ajustados.

2002 reggaeton. El género musical.

2001 bromance. Una muy estrecha amistad no sexual entre hombres.

2000 google (verbo). Buscar información en la web mediante el buscador Google.

1999 blog. Sitio web que contiene reflexiones personales, comentarios, videos y fotografías proporcionados por el escritor.

1998 cyberbullying. Publicación electrónica de mensajes abusivos sobre una persona.

1997 emoji. J

1996 trans man/trans woman. Hombre/mujer transgénero.

1995 eurozone. Área geográfica que comprende los países que utilizan el euro como moneda oficial

1994 chai latte. Bebida caliente a base de té negro, especias y leche al vapor.

1993 fashionista. Diseñador, promotor o seguidor de las últimas tendencias de la moda.

1992 polyamory. Estado o práctica de tener más de una relación romántica abierta a la vez.

1991 nanotech. Apócope de nanotecnología.

1990 World Wide Web. www…

1989 eco-friendly. No dañino para el medio ambiente.

1988 hyperlink. Enlace electrónico que da acceso directo.

1987 lipo. Apócope de liposucción.

1986 HIV. Virus de Inmunodeficiencia humana.

1985 boy band. Conjunto de hombres jóvenes que cantan y bailan canciones pop para un público femenino adolescente.

1984 cardio. Ejercicio cardiovascular.

1983 cell phone. Teléfono celular.

1982 taqueria. (Según el Merriam) restaurante mexicano especializado en tacos y burritos.

1981 ableism. Discriminación por las personas con capacidades diferentes.

1980 yuppie. Tribu urbana de adultos con estudios universitarios y trabajos bien remunerados.

1979 codependency. Relación en la que una persona es controlada por otra afectada por una condición patológica.

1978 trans fat. Grasa que contiene ácidos grasos trans.

1977 ear candy. Música poco profunda, pero agradable de escuchar.

1976 wannabe. Persona que aspira a ser alguien más o que trata de actuar como otro.

1975 cotija. Queso mexicano duro, blanco y desmenuzable hecho de leche de vaca.

1974 biofuel. Combustible producido a partir de materias primas biológicas.

1973 video game. Juego electrónico en el que los jugadores controlan imágenes en una pantalla de video.

1972 CEO. El ejecutivo con la autoridad principal en una empresa.

1971 supermacho. Extremadamente masculino o macho.

1970 hot pants. Pantalones cortos muy cortos.

1969 ecocide. Destrucción de grandes áreas naturales por la actividad humana.

1968 cryptozoology. Estudio y búsqueda de animales legendarios.

NOTAS: Número 1: son en inglés. Número 2: no es exactamente la fecha de la creación de la palabra, sino de la que apareció en el diccionario, así que algunas podrían de ser de fechas anteriores. Número 3: por año hay muchas nuevas palabras, la recomendación es que veas la página web  www.merriam-webster.com/time-traveler para que las cheques todas. Número 4: en español existe algo similar, que es el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA), que informa de la primera aparición de palabras en textos escritos y orales de 1975 a 2004, aquí la búsqueda no es por años, sino por palabras.

Foto de entrada por Adam Tinworth en Unsplash

Instañam: comida, fotos y food porn

Instagram llegó en 2010 para revolucionar no solo el mundo de las redes sociales, sino el panorama de la publicidad, la tecnología móvil y la manera en que las personas interactúan con el mundo. En términos marqueteros, Instagram fue un disruptor que transformó por completo el acontecer cultural del planeta, incluso más que Facebook en su momento. Somos animales visuales, después de todo, y no hay nada más visual que una cadena de vívidas imágenes (y videos, posteriormente) narrando la vida y obra de una persona común y corriente, el cual de pronto se convierte en el protagonista y estrella de su propia historia, con likes (corazoncitos) como principal muestra de aprobación y admiración.

Como suele ser el caso en este tipo de innovaciones tecnológicas, Instagram comenzó su vida como algo completamente distinto; una plataforma más parecida a una cruza entre Facebook y Foursquare con elementos de gamificación. Sin embargo, el potencial de su aspecto fotográfico prevaleció y fue entonces que sus cocreadores Kevin Systrom y Michel Krieger decidieron rehacer todo y lanzar la app tal y como la conocemos ahora, convirtiéndose en la aplicación de fotografía más popular de la App Store a las pocas horas de su debut, y consiguiendo un millón de usuarios en menos de dos meses.

Hoy en día, Instagram es una auténtica herramienta de comunicación masiva con más de mil millones de usuarios mensuales activos, compartiendo 500 millones de “historias” diariamente… una gran parte de ellas con un suculento platillo como principal atractivo. De hecho, y de acuerdo con un estudio de YPulse, 63% de personas en el rango de 13 a 32 años dicen haber publicado al menos una imagen de su comida en alguna plataforma social, siendo Instagram la más popular en este sentido.

Y es que el food porn (un término empleado para describir esas imágenes de comida tan bien producidas y seductoras que provocan un deseo —y hambre— incontrolables. Y que, al igual que el porno regular suelen lucir mejor de lo que realmente saben) es ya toda una industria consolidada, de la cual se desprenden los sueldos y lujosos estilos de vida de miles de influencers o foodies cuyo trabajo consiste en ir de restaurante en restaurante tomando fotos o videos de su experiencia y su comida, comiendo gratis y presumiendo a sus seguidores lo cool que es ser ellos.

*Artículo realizado por Paulo Bojalil, de 360° para el blog de Pinche Gringo BBQ.

Foto de entrada por Eaters Collective en Unsplash

De festivales y exquisiteces en el D.F.


5o FVE- Platón

La ciudad de México es sin duda una de las capitales más grandes del mundo y no solo por su sobre población -insertar risa sarcástica aquí- sino por su rica oferta y variedad de eventos en prácticamente todas las áreas.

Una muestra de ello es el 5to. Festival Vino y Exquisiteces San Ángel, que se llevará a cabo 3 y 4 de octubre en Casa Jaime Sabines. Este evento tiene como objetivo promover la cultura del vino en México e impulsar a productores nacionales.

Algo más o menos similar a lo que ocurre en festivales y vendimias en la zona del bajío de la República Mexicana, pero en esta ocasión sin tener que salir de la ciudad.

Además de vino, están por supuesto, las exquisiteces en forma y sabor de quesos, embutidos, salsas, mermeladas, aderezos, pan, helados y chocolates. Comida preparada y área para comensales: comida mexicana, argentina, peruana, pizzas gourmet y mucho más.

Y para quienes gustan de probar vinos con guía, habrá un programa de catas con reconocidos sommeliers. Así que si no tienes nada mejor que hacer y la lluvia no te representa ningún problema, date una vuelta por San Ángel, un bonito barrio.

 

 

 

Lugares favoritos para bailar, disfrutar y ser feliz en la Ciudad de México

En (casi) tres años que llevo habitando esta paradójica urbe, no he dejado de ser un animal de costumbres y me confieso culpable de no vivir al máximo la aventura y la infinitud de posibilidades para divertirse que ofrece una ciudad de millones. En realidad, creo que no conozco ni la tercera parte de esas opciones y me he quedado con zonas y lugares específicos que he ido repitiendo conforme mis ganas, los días y/o las personas con las que salgo. Sin embargo, eso no quiere decir, que de entre esos pocos, no tenga mis favoritos.

11891127_1141774212503208_2529092714919418622_nAsí, por ejemplo, si tuviera que elegir uno para ir todos los fines de semana sin llegar a aburrirme (creo), en primer lugar, mencionaría la UTA (Unión de Trabajo Autogestivo, según dice en su propio sitio web). Todo el mundo me dice que antes era mejor, que ahora ya es una cosa sin pies ni cabeza… pero yo apenas tengo (casi) tres años en el D.F. y apenas empecé a ir el año pasado, así que… con lo que hay, me quedo. Antes, me dicen, era “más oscuro”, se percibía más esa atmósfera gótica que atraía a tantos adeptos al movimiento. Como el Chopo, supongo (al que tampoco he ido, por cierto). Y ahora, toda esa mezcla de gente tan distinta… de la que también soy parte. Este lugar despierta mi lado “dark”, que está todavía latente como cuando era universitaria, y ahí vuela libre junto con mi otro yo ochentero y sentimental. Tan felices los dos. Por cierto, esta descripción de la fauna humana que asiste a ese bar, que encontré en la página de Time Out, es la mejor:

“[…] antes predominantemente oscuro, este bar es ahora una sopa de tribus urbanas que resulta fascinante. Aún es el espacio perfecto para decir ‘hola, soy darks’, pero también abundan los punks, los roqueros, los medio hippies, algún godín colado, uno que otro fresa perdido y extranjeros que quién sabe cómo llegan, pero que todo el tiempo parecen tener cara de estar haciendo el estudio antropológico de sus vidas mientras recorren la magnífica casona de tres pisos que aloja a la UTA desde hace más de 13 años.”

Por cierto, que tienen dos sedes: la del Centro, que es mi favorita (Donceles 56 y 58) y la original, y la de Santa María La Ribera (Insurgentes Norte 134), a la que nunca he ido, pero sí que fui a su predecesora en la Roma un par de veces. A esta última, para diferenciarla, le llaman “Paranoid Visions”. En fin, si no han ido y les laten estos rollos, vayan, no se arrepentirán.

11401335_882142845178469_7922685496745872550_n

El segundo en mi repetitiva lista es uno que nació del proyecto UTA y que, de hecho, lo acabo de descubrir, era parte e incluso se encontraba en el mismo edificio, de este grupo: el ahora conocido como Real Under, antes llamado UTA Underground, cuando eran uno solo. Aquí he estado, creo, sólo un par de veces, pero las dos veces me lo he pasado muy bien, bailando sin parar. La música, como era de esperarse, es muy similar a la del primero, y el concepto también: aunque el lugar es más pequeño y sólo tiene dos pisos (la UTA tiene tres), pero en cada sala, hay un ambiente distinto, como en el ya mencionado bar. Éste está en la Roma, en Monterrey 80, entre Insurgentes y Durango.

10491125_730158103711905_1511748488121852462_n

El tercer lugar que mencionaré es la Legión Americana, un bar recóndito de la Condesa, al que se llega por casualidad. Está en una de las calles más apartadas del jolglorio “condechi” (Celaya 25), y es el único bar (hay un par de restaurantes en las esquinas del otro extremo) de la calle. No se anuncia con grandes luces o marquesinas, su fachada es blanca y uno no daría un duro por el lugar, que parece más bien lúgubre. En un inicio, porque luego, pasando al hombre de la entrada (que a veces pide identificación, depende de cómo te vea) y la pesada cortina de terciopelo, la mayor parte del tiempo, es una fiesta. Normalmente hay DJs invitados, que ponen buen ambiente. El lugar es más bien pequeño, pero tiene varios cuartos en los que se puede estar tranquilo si no quieres bailar. También se puede cenar. Sólo una vez me ha tocado desierta, pero casi siempre hay buen ambiente. La Legión se llama así porque antes era una casa de convalecencia para expats veteranos del ejército americano, precisamente. Ahora, además de bar, fiestas y brunch, tiene una pequeña librería en el piso de arriba con una selección de libros en inglés, Under The Vulcano Books, a la que, desgraciadamente, nunca me ha tocado entrar.

En fin, creo que ésos, en resumen, son mis tres lugares favoritos para “fiestear” o, aunque sea, sólo tomar una cerveza con amigos, sin embargo, me quedan muchos pendientes y que puedo mencionar de pasadita: Black Horse, El Marrakech, El Jacalito, Cine Tonalá, Pulquería Insurgentes, el Wallace, etcétera.

Y, no es por nada, pero las pocas fiestas que he organizado acá, siempre me han salido muy bien… creo que el Distrito Federal siempre está listo para divertirse. 🙂