XKCD: romance y matemáticas explicados con monitos

Por allá de los prehistóricos años 90 y el principio de los 2000, internet era el gran reino de los nerds. Esa fue la época en que nacieron los webcomics: en un principio solo fueron garabatos compartidos con amigos en correos, pequeñas webs personales y foros, pero con el tiempo crearon sus propios lenguajes, nichos y formatos, madurando a la par de sus creadores y logrando fandoms que, en no pocos casos, los han mantenido activos durante décadas, como los longevísimos Penny Arcade y PVP.

Bolitas, palitos y otras complejas ecuaciones

De los “casos de éxito” que podemos encontrar en ese mundo salvaje y surreal del webcomic, el de xkcd es el más extraordinario: detrás de la aparente simpleza de sus monigotes se esconde un universo de filosofía, cultura y divulgación de la ciencia donde no hay pregunta demasiado extraña ni tema en exceso enrevesado como para que su creador, un experto en robótica que trabajó para la NASA, no pueda responder con humor, asombro y cierta dosis de sano sarcasmo. 

Mi código está compilando. Fuente: xkcd

El genio detrás de la pantalla es Randall Munroe, que un día por ahí del 2005, cuando todavía era estudiante de física en la universidad de Virginia, se puso a escanear los dibujitos que hacía durante sus clases, decidiendo subirlos a su web personal. En pocos años, bajo el nombre de xkcd —no es un acrónimo, sino “una palabra sin pronunciación fonética, un punto atesorado y cuidadosamente guardado en el espacio de la secuencia de cuatro caracteres”— alcanzó millones de lectores mensuales, volviéndose uno de los íconos de la cultura de internet. 

El sentido de la vida, el universo y todo lo demás (según Randall)

Ahora, el sitio oficial aloja más de 2 mil tiras. Publicando varias veces por semana, Randall abarca temas como el cambio climático, los problemas del soporte técnico, los fundamentos de la fuerza centrífuga, el sutil enlace entre las magnitudes físicas y las relaciones amorosas o los problemas de coleccionar libros, además de numerosos juegos narrativos que empujan los límites de lo que los medios digitales pueden hacer.

Paneles principales de “Click and Drag”. Fuente: xkcd

 

Entre los ejemplos más notables de esta experimentación está “Click and Drag” de 2012: parece compuesta por cuatro paneles finitos, sin embargo, al hacer clic y arrastrar el interior del panel mayor, se descubren decenas de historias escondidas: algunas son hilarantes, otras tristes, en la mayoría hay una cierta melancolía. Ya desde el lejano 2007, Wired decía sobre el trabajo de Randall: “(…) muestra el lado humano de la cultura geek (….) el cómic es en sí mismo un lenguaje, una forma en que las personas que no tienen experiencia en hablar sobre sus emociones pueden articularlas”. 

Consejos científicos absurdos para problemas reales

Todos los cómics de Randall parten de la curiosidad, de las preguntas básicas del pensamiento científico: ¿cómo?, ¿por qué?, ¿qué pasaría sí…? A la fecha, estas cuestiones han generado tres proyectos aledaños: 

  • What If?: Serious Scientific Answers to Absurd Hypothetical Questions (2014) que partió de la idea de, cada semana, abordar una pregunta “absurda” con el mayor rigor científico posible, ya fuera “¿cuántos legos se necesitan para construir un puente que lleve tráfico de Londres a NY? o, ¿qué pasaría si tuviéramos solo un “alma gemela” en todo el mundo? 
Construcción con legos. Fuente: SFM News
  • Thing Explainer: Complicated Stuff in Simple Words (2015), donde, usando solo dibujos y un vocabulario de las mil palabras más comunes del idioma inglés, explica cosas cómo el funcionamiento de las células —o, según dice el libro “las bolsitas de agua de las que estás hecho”—.
  • How To: Absurd Scientific Advice for Common Real-World Problems (2019), la guía de autoayuda más científica e inútil del mundo, donde puedes aprender a tomarte una selfie con un telescopio o cómo ahorrarte la cuenta de la luz, sustentando la energía de tu casa con el tejido del espacio-tiempo (no te preocupes mucho si lo rompes en el proceso).
“El problema con los científicos es que ven maravilla y belleza en todo”. Fuente: xkcd

Quizá la mayor contribución de Randall no sean solo sus libros, su maravilloso webcomic o el haber descubierto cuánto poder de la fuerza puede manejar Yoda (haciendo caso omiso de las precuelas, claro), sino el haber demostrado que incluso las preguntas más raras pueden llevarte a planteamientos interesantes, y que para hablar de asuntos difíciles, ya sean matemáticas, lenguajes de programación o relaciones amorosas, el mejor camino es mezclar la ciencia con mucho humor. 

Comic-Con, un homenaje anual a la cultura pop

Por Mario González / Redactor en 360

 

 

La entrega del 2018 se llevó a cabo del 19 al 22 de julio en el San Diego Convention Center.

La gran fiesta de los amantes de la cultura pop, la San Diego Comic-Con 2018, se llevó a cabo del 19 al 22 de julio en el San Diego Convention Center, donde se dieron cita los fanáticos de los cómics, televisión, cine y videojuegos para ponerse al día sobre los últimos lanzamientos de cada una de estas millonarias industrias. Sin embargo, la San Diego Comic-Con no ha sido siempre la gran convención que conocemos hoy en día, ya que sus inicios fueron totalmente distintos a lo que conocemos, pues en aquel entonces nadie se imaginaba que cinco fans de los cómics se convertirían en los padres de una “revolución nerd que terminaría por conquistar al mundo.

Todo comenzó en 1970, cuando se reunieron cinco amigos: Shel Dorf, Richard Alf, Ken Krueger, Mike Towry y Greg Bear, quienes decidieron organizar la primera convención dedicada a los cómics en el sótano del Hotel U.S. Grant, al sur de California, bajo el nombre de ‘Golden State Comic-Minicon’. En esa primera entrega con duración de solo un día, tuvieron la presencia dos invitados especiales: Forrest J Ackerman y Mike Royer, así como una asistencia de solo 100 personas, un número que resulta risible si lo comparamos con los cerca de 150 mil asistentes del año pasado.

Pero esa primera edición solo sería la antesala de algo más grande, ya que las ganancias obtenidas fueron suficientes para que ellos mismos organizaran, más tarde en ese mismo año, la ‘San Diego’s Golden State Comic-Con’, la cual duró tres días, reuniendo a más de 300 asistentes, quienes vieron por primera vez la estructura de paneles, conferencias y eventos que conocemos en la actualidad. Sin embargo, no todo ha sido miel sobre hojuelas cuando hablamos de la Comic-Con, ya que en su proceso de crecimiento ha tenido que enfrentar diversos contratiempos, como el robo de 120 mil dólares en 1984, donde su comunidad demostraría su fidelidad, ya que los mismos fans de la entonces Comic-Con International serían los encargados de realizar donaciones para recuperar los ingresos perdidos.

En lo que respecta a la entrega de este año, fue una Comic-Con con una amplia diversidad de contenidos, con noticias emocionantes para los seguidores de cada una de las industrias que la hacen posible: cómics, cine, videojuegos y televisión. Como podemos ver, desde sus inicios hasta la actualidad, la Comic-Con se ha encargado de hacer realidad los sueños de todos los amantes de la cultura pop.

 

Imagen vía Polygon por Getty Images.