Postsecret: contando historias con secretos

En un suburbio de Maryland, EUA, hay una casa que durante quince años ha recibido más de un millón de postales provenientes de cada rincón del mundo; en cada una va escrito un secreto anónimo. El destinatario y guardián de estas confesiones es Frank Warren, y lo que empezó como un pequeño proyecto de arte se convirtió en media docena de libros, exhibiciones en museos, una obra de teatro, colaboraciones con programas de salud mental y una comunidad mundial que busca conectarse con otros y confesar sus deseos, recuerdos y culpas a través de uno de los medios de comunicación más antiguos: el correo.

”Mis brazos están cubiertos con cicatrices”.

Belleza secreta

Si bien las instrucciones del proyecto son solo tres —el secreto debe ser verdadero, nunca antes compartido y tiene que enviarse en una postal física—, desde el principio los participantes decoraron con gran empeño y creatividad sus postales con collages de recortes, fotografías personales y objetos de gran significado —desde un ticket de avión del viaje que cambió la vida de alguien hasta la navaja de rasurar que un potencial suicida decidió no usar—, convirtiendo el proceso en un ritual de autoconocimiento y revelación.

“Cuando crezca quiero ser tan feliz como cuando tenía 7 años”. Imagen: Postsecret.

Los resultados tienen una belleza conmovedora, de inmensa honestidad y hasta con un cierto toque entre lo kitsch y lo punk; por años se han archivado en el popular blog de Postsecret y en los libros que Warren ha editado, además de ganarse exhibiciones  en museos como el American Visionary Art Museum y el MOMA en Nueva York.

“Somos el anti-facebook”

Postsecret es un proyecto lleno de intersecciones y contradicciones: une lo analógico —escritura e ilustración a mano, enviadas por correo— y lo digital —todo el proceso que Warren ocupa para compartir estos secretos con la comunidad, incluyendo el escáner y el blog—; además de que crea un espacio comunitario para compartir las confesiones más íntimas, de manera anónima y sin la “recompensa” de un like o un follow.

Cartas por correo.

Lo que diferencia a Postsecret de similares digitales como Whisper y Secret, que comenzaron bajo la misma idea de compartir secretos de manera anónima y terminaron como espacios tóxicos de abuso y discurso de odio, es su naturaleza analógica. El requerimiento de la lentitud y reflexión necesarios para convertir el secreto en arte se contrapone en los segundos que lleva escribir un mensaje virtual. Por esto, su primera y única encarnación en app no duró más de tres meses.

“Querida madre biológica: tengo excelentes padres”.

Warren mismo no está libre de controversia: aun cuando el blog permanece libre de anuncios en una era donde parece impensable no monetizar nuestras relaciones y confidencias —tal es el modelo de todas las redes sociales que existen— y se ha enorgullecido de nombrar al proyecto “el anti-Facebook”, también es cierto que durante estos diez años ha generado ganancias y reputación comerciando con los secretos de otros.

No callemos la vergüenza

Lo cierto es que compartir los secretos que cargamos tiene beneficios comprobados por la ciencia. No solo nos ayuda a afianzar nuestros lazos  sociales, sino que mejora nuestra salud mental. Los secretos motivados por la vergüenza son particularmente dañinos, ya que esta tiene una alta correlación con la adicción, la depresión y la violencia.

“Mi gran miedo es tener una hija que herede mi desorden alimenticio”.

 

Compartir secretos y leer los de los demás nos ayuda a sentirnos identificados y validados. Hablar y ser escuchado con empatía puede traer alivio e incluso, generar los más urgentes cambios sociales, como ha demostrado el movimiento #MeToo. En 2012, la investigadora Brene Brown decía: “Si pones la vergüenza en una placa de Petri, se necesitan tres cosas para crecer exponencialmente: secreto, silencio y juicio. Si pones la misma cantidad de vergüenza en una placa de Petri y la empapas con empatía, no podrá sobrevivir”.

 

Facebook Pay: Una nueva forma de pagar

por Paulo Bojalil

Como si no existieran suficientes maneras ya de enviar y recibir dinero –o realizar pagos ‘cashless’ – a través de un dispositivo móvil, Facebook ha decidido unirse a esta creciente tendencia con su nuevo servicio aptamente llamado Facebook Pay.

Similar a otras herramientas como Google Pay, Apple Pay, MercadoPago o PayPal, en Facebook Pay los usuarios primero deben enlazar una tarjeta de crédito o débito a su cuenta para comenzar a hacer pagos digitales sin dinero físico de por medio. El mayor diferenciador de este servicio es que, al pertenecer a Facebook, el sistema tendrá una integración sencilla e inmediata con todas las aplicaciones de la compañía, incluyendo WhatsApp, Marketplace, Instagram y, por supuesto, Facebook y sus juegos sociales como FarmVille.

Es decir, a través de Facebook Pay los usuarios podrán adquirir productos en la sección de clasificados de forma más fácil y segura; enviar dinero a contactos de WhatsApp o incluso comprar monedas virtuales para juegos sin tener que sacar la billetera cada que las gallinas de la granja necesitan comer.

Facebook Pay promete integrar un robusto sistema de seguridad y encriptación en tarjetas y números de cuenta asociados a la plataforma. Adicionalmente, la compañía realizará un monitoreo constante de la actividad de la cuenta para evitar fraudes o ingresos no autorizados, además de mantener al tanto a los usuarios sobre los movimientos de su cuenta con notificaciones después de cada operación. Los usuarios, a su vez, pueden añadir una segunda capa de seguridad por medio de una clave NIP o el uso de reconocimiento facial o dactilar a través de los sistemas propios del dispositivo móvil.

El despliegue de Facebook Pay comenzó a mediados de noviembre en los Estados Unidos con funcionalidad únicamente en Facebook, Messenger y ciertos elementos de Marketplace. Se espera que el soporte para el sistema crezca en los próximos meses y a lo largo del 2020, ofreciendo más servicios y mayor compatibilidad con otras plataformas.

Foto de entrada por NeONBRAND en Unsplash

Protegiendo las elecciones mexicanas

Por Diego Bassante / Gerente de Política y Gobierno  para América Latina / Facebook

La elección en México es una prioridad para Facebook y trabajamos para proteger su integridad de posibles abusos en nuestra plataforma. En el último año hemos desarrollado herramientas para restringir la distribución de noticias falsas y nuevos productos para ayudar a crear una comunidad informada. Además, hemos realizado cambios sustanciales para impedir que malos actores utilicen la desinformación para debilitar el proceso democrático.

A continuación, compartimos información sobre algunas de las acciones que hemos emprendido, de cara a las elecciones del 1 de julio:

Verificación de terceros

Una de las maneras en las que luchamos contra la desinformación en México ha sido a través de alianzas con verificadores de noticias respetados como Verificado 2018 y Agence France-Presse (AFP).

  • Verificado 2018, el proyecto de verificación liderado por Animal Político, ha estado revisando, verificando y clasificando la exactitud de las noticias publicadas en Facebook desde marzo. Recientemente anunciamos que se unirá AFP a estos esfuerzos de verificación en junio. Ambas organizaciones son parte de la Red Internacional de Verificadores de la organización de periodismo Poynter.
  • Además de la verificación de texto, Verificado 2018 y AFP han comenzado a utilizar una herramienta para verificar fotos y videos nativos en la plataforma.
  • Trabajamos con nuestros aliados verificadores utilizando una combinación de tecnología y revisiones de personas para detectar y disminuir la distribución de noticias falsas en Facebook. ¿Cómo funciona el programa?
  • Utilizamos varios indicadores, incluyendo los reportes de las personas en Facebook, para identificar noticias potencialmente falsas que son revisadas por los verificadores.
  • Cuando un verificador marca la historia como falsa, Facebook reduce considerablemente su distribución en la Sección de Noticias. A modo de ejemplo, en Estados Unidos este programa permitió reducir en hasta en un 80 por ciento el alcance orgánico de noticias. Las Páginas y dominios que comparten frecuentemente noticias falsas también verán reducida la distribución de sus publicaciones y perderán la posibilidad de publicitar su contenido.
  • También queremos dar a las personas el poder decidir en qué fuentes confían y qué es lo que quieren leer y compartir. Cuando nuestros aliados verificadores escriben artículos que desmienten alguna noticia, mostramos esos artículos en un apartado llamado Artículos Relacionados junto al artículo falso en la Sección de Noticias. Además, advertimos a las personas o administradores de Páginas cuando van compartir o compartieron una noticia que ha sido identificada como falsa.

Integridad electoral

Estamos trabajando para fortalecer la integridad de las elecciones en México y aunque somos conscientes de que siempre podemos aprender y mejorar, creemos que los esfuerzos que venimos realizado nos colocan en una mejor posición de cara a la elección del primero de julio.

Barremos constantemente la plataforma – tanto de manera automática como manual – en búsqueda de actividades ilícitas, y cuando nos percatamos de contenido que infringe nuestras políticas, tomamos acciones.

  • Cuentas falsas – En los últimos meses hemos eliminado cuentas falsas que infringen nuestras políticas y frecuentemente son utilizadas por malos actores para ocultar actividades ilícitas.
  • Likes – Adicionalmente, hemos identificado y eliminado más de 200,000 likes falsos que pueden ser utilizados para inflar artificialmente la popularidad de la Página de un candidato y aumentar su credibilidad.
  • Suplantación de identidad – También hemos removido proactivamente decenas de cuentas y Páginas que suplantaban la identidad de candidatos.
  • Megáfono de Seguridad – Esta semana enviamos una notificación a los administradores de Páginas políticas en México para invitarlos a activar la autenticación en dos pasos y proteger sus cuentas.

Cooperación con la autoridad electoral

Hemos estado colaborando con el Instituto Nacional Electoral para fortalecer la integridad de las elecciones en México. Reconocemos la importancia de trabajar con autoridades locales para incentivar la participación ciudadana en la elección. Con ese objetivo firmamos un memorándum de entendimiento con el INE que incluye:

  • Activación de los productos cívicos de Facebook
  • Apoyo al INE en la transmisión de los debates presidenciales por Facebook Live
  • Compartimos materiales acerca de alfabetización de noticias que ha distribuido el INE

Facebook ha proporcionado capacitación al INE y a funcionarios del Tribunal Electoral acerca de cómo funciona nuestra plataforma con el propósito de promover la transparencia, mejorar la seguridad y apoyar a las autoridades en sus investigaciones.

Asimismo, damos respuesta a las solicitudes de información de las autoridades electorales.

Promover la participación ciudadana

Como parte de nuestros esfuerzos para construir una comunidad bien informada y cívicamente involucrada estamos presentando una serie de productos para facilitar el acceso a información sobre la elección.

  • Pestaña de Temas – La semana pasada anunciamos el lanzamiento de la Pestaña de Temas para las Páginas de los candidatos. Esta herramienta permite que las personas aprendan más sobre las posiciones de los candidatos. Los temas seleccionados por la UNAM incluyen: corrupción, empleo, seguridad y economía, entre otros temas.
  • Perspectivas – En las próximas semanas lanzaremos Perspectivas, un producto que funciona como un centro de información para las personas que quieren conocer mejor a los candidatos por quienes pueden votar. Perspectivas permite a las personas ver quienes son los candidatos para distintos puestos de elección popular, visitar sus Páginas y comparar sus propuestas sobre diferentes temas.
  • Botón de Elector Informado – Previo a la elección, las personas en Facebook verán el Botón de Elector Informado que los dirigirá al sitio web de la autoridad electoral con información útil para el día de la elección.
  • Megáfono Electoral – El día de la elección las personas verán un mensaje en su Sección de Noticias recordándoles como votar y en dónde encontrar información oficial sobre las casillas.

 

Vía boletín de prensa.

Imagen de portada NewsedumEd

Cambios en la política de privacidad de Facebook, Twitter e Instagram. ¿Solución o cortina de humo?

Por Mario González / Redactor en 360 para cliente 

 

 

Estos cambios tendrán efecto a partir del 25 de mayo de este año, con la llegada de la nueva ley GDPR.

Con la llegada de la nueva ley GDPR (General Data Protection Regulation) y después del escándalo de Cambridge Analytica, las redes sociales más populares como Facebook, Twitter e Instagram han comenzado a realizar ajustes a sus políticas de privacidad, donde el foco parece estar puesto en el uso de datos personales. Sin embargo, los cambios fueron presentados al usuario mediante notificaciones que, más allá de invitar a leer los cambios, incitaban a solo aceptarlos para evitar la “fatiga” de leer el documento. Por este motivo nos dimos a la tarea de revisar detenidamente esta actualización y compartirte un breve resumen de lo más destacado, para saber si realmente representan un paso hacia la transparencia, o siguen siendo más de lo mismo.

Comencemos con Facebook, quien parece no desistir de sus negocios con terceros, ya que en los cambios destaca que, si bien ya puedes negar que tus datos se usen para mandarte mensajes publicitarios personalizados, no puedes evitar que estos se almacenen. Es decir, que seguirás viendo la misma cantidad de anuncios, pero con la diferencia de que quizá no sean de tu interés. En este sentido, cabe destacar que Facebook hace énfasis en la información relativa a la ideología, religión u orientación sexual, donde el usuario deberá consentir de manera específica si quiere que la red social le sugiera páginas o productos relacionados a ello.

Otro aspecto por destacar es la opción de reconocimiento facial, la cual supuestamente no se activará sin consentimiento del usuario, sin embargo, el texto destinado a ello sólo informa sobre los pros y contras de esta tecnología, dejando disponible solamente la opción de “continuar”. Es decir, que cuando se presenta la notificación, la opción está “desactivada”, pero al momento de dar clic en “continuar”, automáticamente el usuario la activa.

Por otro lado, el caso de Instagram es muy peculiar, ya que la compañía no había actualizado sus condiciones de uso desde 2013. Entre las notificaciones más relevantes, se encuentra el hecho de que la empresa registra cómo se mueven los usuarios dentro de la aplicación o, mejor dicho, saben cómo y qué partes de la pantalla tocan, justificando que es una medida para evitar bots y fraudes, aunque es evidente que se trata de información muy valiosa que podría ser usada de otras maneras.

Otro aspecto que destacar es Instagram Stories, tema que no aparecía por ninguna parte antes de la actualización, y que ahora solo lo hace de forma pasajera en la política de datos, donde solo se menciona en un punto, y pasa desapercibido en las condiciones de uso, pese a tratarse de una de las funciones más populares de la app. Además, a diferencia de Facebook, su red matriz, Instagram no ofrece ninguna opción para editar la información proporcionada, dejando prácticamente dos opciones al usuario: aceptar o eliminar su cuenta.

Por su parte, Twitter no presentó cambios novedosos, aunque sí un formato más claro y explicativo que el de antes, donde redacta detalladamente situaciones como el hecho de que Twitter puede ceder de forma gratuita tus tuits a terceros, así como registrar y analizar todos los mensajes de tu cuenta e incluso localizar tu ubicación.

Como podemos ver, los cambios en las políticas de privacidad en estas redes sociales parecen más una justificación de hechos, que un ajuste en la forma en la que trabajan. Es decir, que al igual que Instagram, la postura de las compañías frente al usuario parece ser clara y definitiva: acepta o márchate. Así que ahora que lo sabes, ¿qué decisión tomarás?

Cambridge Analytica, el escándalo que expuso todos los peligros que quizá ya conocíamos de Facebook

Por Mario González / Redactor en 360 para cliente 

 

 

Cambridge Analytica habría recolectado datos de entre 50 y 60 millones de perfiles de Facebook.

El espionaje y la manipulación de las personas a través de la tecnología es un tema que ya había sido puesto en la mesa por personajes como Julian Assange o Edward Snowden, sin embargo, el último escándalo protagonizado por Cambridge Analytica y Facebook parece ir más allá, ya que de alguna manera confirma algo que quizá todos sabíamos, o sospechábamos, pero no queríamos aceptar: la información que compartimos en Facebook es vulnerable, y puede ser utilizada para fines corruptos.

El escándalo de Cambridge Analytica

Comenzó el pasado 17 de marzo, cuando The New York Times y The Guardian dieron a conocer las revelaciones de Christopher Wylie, un científico de datos ex empleado de la compañía que explicó cómo esta empresa habría utilizado la información de 50 o 60 millones de perfiles de Facebook para favorecer la campaña de Donald Trump durante las elecciones del 2016.

De acuerdo con este informe, conocido como The Cambridge Analytica Files, todo comenzó cuando Wylie ingresó a SCL Group, una empresa que tenía una subsidiaria llamada SCL Elections, dirigida por Alexander Nix. La especialización de esta subsidiaria era algo que denominaban como “operaciones psicológicas” (psyops), donde se lograba un “dominio informativo” con base en la difusión de rumores, desinformación y noticias falsas. Dicho modelo habría sido utilizado en 200 procesos electorales pertenecientes a democracias en desarrollo, sin embargo, esto sólo sería la antesala de lo que estaba por ocurrir.

En 2013, Wylie y Nix conocieron a Steve Bannon, editor de Breitbart, un sitio que apoyaba a la llamada derecha alternativa en Estados Unidos. Este, al conocer el impacto de su propuesta, contactó de inmediato al multimillonario Robert Mercer, un partidario y fructífero donante de la campaña republicana. De esta forma surgió Cambridge Analytica, con una inversión de 15 millones de dólares dirigidos a un solo objetivo: usar el “dominio de información” para ayudar a que el partido republicano ganara las elecciones estadounidenses de 2016.

Para lograr el cometido, Wylie necesitaba un medio para obtener millones de datos provenientes de los posibles votantes, por lo que contactó al psicólogo Alexandr Kogan, quien creó una empresa llamada Global Science Research (GSR), donde desarrollaría un test de personalidad para Facebook llamado ThisIsMyDigitalLife. Al utilizarla, la app “pedía permiso” a los usuarios para acceder tanto a sus perfiles como a los de sus contactos, logrando así la captación de 320,000 perfiles nativos, y los de sus amigos, dando como resultado un promedio de entre 50 y 60 millones de perfiles en un periodo de 2 a 3 meses. Sin embargo, los usuarios realmente no estaban autorizando su uso final, ya que la declaración permitía a la empresa utilizar la información exclusivamente para fines académicos.

Pese a ello, Cambridge Analytica diseñó contenidos a la medida para influir en distintos colectivos de personas, creando anuncios personalizados y desarrollando un algoritmo que permitía predecir el comportamiento de otros usuarios de esta red social, lo que podría haber sido fundamental para el triunfo de Donald Trump en los procesos electorales.

Al respecto, Paul Grewal, vicepresidente de Facebook, reconoció en un comunicado que en 2015 supieron que Kogan les mintió y violó las políticas de su plataforma, dejando en evidencia que la compañía supo del caso, pero no hicieron nada al respecto. Después del escándalo, Facebook suspendió la cuenta de Cambridge Analytica y bloqueó el acceso de Wylie y Kogan a su red social, además de emitir un comunicado donde reafirmaban el compromiso de cuidar la información de sus usuarios, sin embargo, el caso podría afectar gravemente a la compañía de Zuckerberg, ya que un día después de haberse dado a conocer esta información, sus acciones tuvieron una caída cercana al 7% en Wall Street.

Hasta el momento, Cambridge Analytica afirma que la obtención de información fue de manera legítima, y Facebook ha reiterado su compromiso con la privacidad, pero pareciera ser que la reflexión final no está del lado empresarial, sino personal, ya que como lo mencionamos en un inicio, la vulnerabilidad de nuestra información no solo en Facebook, sino en toda la web,  es algo que “todos conocemos”, pero quizá ha llegado el momento de ser más conscientes respecto a su valor y a la responsabilidad que debemos tener al exponerla, ya que su uso podría definir no solo el siguiente anuncio o contenido que aparezca en nuestro perfil, sino posiblemente el futuro socio-político de todo un país.

 

Imagen vía Axios: Logo of ‘Cambridge Analytica’ is seen on the screen of an iPhone. Foto: Chesnot/Getty Images.