10 cosas que aprendí de David Bowie (parte 1)

David Robert Jones (Londres, 1947-EE. UU., 2016) fue mundialmente conocido como David Bowie. Es considerado uno de los músicos más influyentes del siglo XX y paralelamente hizo carrera como actor. Como cantautor ejecutó diversos géneros y adoptó varios alter egos, de entre los que sobresalen Ziggy Stardust y Thin White Duke. Como actor, fue rey de los duendes en Laberinto (1986) Poncio Pilatos en La última tentación de Cristo (1988) y Nikola Tesla en The Prestige (2006). Se le reconoce por temas como “Space Oddity”, “Ashes to Ashes” o “Heroes”, aunque su herencia musical es mucho más extensa. Es un ícono de la cultura pop.

Sus fanáticos nos obsesionamos con su música, su talento y su apariencia. Además de disfrutarlo como artista, he aprendido de Bowie algunas cosas que van más allá de su legado musical.

  1. Se puede ser mejor siendo diferente. Un día me preguntaron: ¿Qué prefieres ser: mejor o diferente? Aunque la respuesta parece obvia para mí no lo fue. ¿Mejor en qué o mejor que quién? Cuando empecé a conocer y a admirar a Bowie empecé a entenderlo: él nunca se pareció a nadie más que a sí mismo y esto le bastó para ser el mejor.
  2. El sexo fluye y fluye y fluye… De un chico aparentemente masculino pasó a tener una imagen andrógina, luego a vestirse de mujer. Se decía que vivió en pareja con hombres, con mujeres y que participó en orgías. Dijo que era homosexual y después cambió de opinión y se declaró bisexual para, finalmente ser un padre de familia hetero. Al final, para él las especulaciones sobre su sexualidad no fueron más que etiquetas sin importancia.

    Como Ziggy Stardust (1973).
  3. Además de buen músico ser puede ser un buen mercadólogo. Quien piense que crear Ziggy Stardust fue para Bowie pura inspiración artística está en un error. Él deseaba ser famoso y no lo había logrado, así que decidió conscientemente crearse una imagen inolvidable que sorprendiera y vendiera. Incluso declararse bisexual fue una ocurrencia en su momento para que se fijaran en él (después lo negaría, al fin que ya era famoso). Así que no basta con ser talentoso, hay que hacer un esfuerzo extra para que los demás lo noten y (seamos realistas) poderlo capitalizar.
  4. Se puede crear música de un montón de géneros sin perder la esencia. Blue eyes soul, jazz, glam rock, hip-hop, heavy metal, electrónica, pop, alternativa… A Bowie se le relaciona con una larga lista de géneros musicales, incluso se le considera iniciador de algunos. Lo cierto es que, incluso cuando en ocasiones se alejó de sus raíces glam (y fue criticado por ello) nunca renunció a experimentar. Su voz y estilo, tan imitados y “homenajeados”, son tan suyos que resulta inconfundible.

    Como The Thin White Duke (1976), foto de Jean-Luc Ourlin.
  5. La belleza es un concepto. Le muestro imágenes de Bowie a mi hijo de 11 años y él me va diciendo: “Chico… chica… chica… alien… señora… señor… chico… alien”. Yo le digo que es hermoso y él responde que le da miedo ese señor tan flaco y pintado y con ropa tan extraña. Es que para muchos Bowie no es de este mundo, simplemente no hubo nadie como él. Para mí su belleza radica en esa confianza en sí mismo, en la audacia, en la personalidad que transmiten sus ojos, sus facciones y sus movimientos, no en lo que los cánones de belleza (siempre cambiantes), prescriben.

Foto de entrada por David Preston en Unsplash

De quinceañeras de 30 años y otras curiosidades II: No es lo mismo fanáticas locas que 15 años después

(continuación de la primera parte)

Sí. Indudablemente el miércoles 24 de junio de 2015 fue un día especial porque fui a un concierto especial: uno que era parte del gran regreso de los Backstreet Boys a México. Y como bien lo dije en el post anterior, salí encantada.

Lo único que hubiera cambiado sería el lugar donde estaba. La verdad es que hasta que no estuve ahí, otra vez, en el mismo recinto que ellos, no pude constatar cuánto deseaba verlos más de cerca. Casi casi como cuando tenía 15. O 16 o 17 o 18.

adc16b7dc3985b8533b35a6759df1675

Para el caso, han pasado 18 años desde que supe de los chicos por primera vez, cuando tenía 14, y ya había entrado a la prepa. Curioseando en mi tienda de revistas favorita, los vi en la portada de una de esas publicaciones norteamericanas que llamaban mi atención sobre todo y hasta entonces por Leonardo Di Caprio, el galán de Titanic. Ni siquiera eran la foto principal, pues aparecían en una más pequeña junto a una de las orillas. Recuerdo que el nombre del grupo y sus outfits (jerseys de equipos de hockey y pantalones aguados) me llamaron la atención, me parecieron muy originales. Era 1997 y ese verano lo había pasado escuchando a las Spice Girls, por lo que un conjunto de “boys” no me venía nada mal. Recuerdo que desde el primer instante, Nick llamó mi atención y me pareció guapo. Quizá por su parecido con Di Caprio en aquella época. Rubio, ojos azules, cara de niño. Desde entonces, mi pobre madre firmó su sentencia de padecer con una hija adolescente loca y “fan from hell” durante cinco años. Nunca fui fiestera, ni me emborrachaba ni me drogaba, así que supongo que esto fue el sustituto de todas aquellas tentaciones “normales”. Así que sí, ella y un par de tías fueron las que más sufrieron mi obsesión. Yo en cambio, la gocé hasta más no poder.

En ese entonces no se sabía mucho de los chicos en México, así que me dediqué a hurgar en todas las revistas gringas que pude (y a comprarlas, por supuesto) donde los veía: Bop, PopStar!, Tiger Beat, Teen, Seventeen, Teen People, Cosmo girl (superoriginales los nombres, por cierto, pero así fue cómo empecé a aprender inglés)…  Y cómo olvidar el must, Super Pop, que no era gringa, pero sí española; y que aunque llegaba con seis meses de retraso, no me importaba pues siempre, siempre, traía a mis ídolos en la portada. Era incluso lo que pedía cuando alguno de los amigos de mi mamá viajaba a España: la Super Pop del mes. Dios.

Backstreet_Boys-Millennium_Australia-Booklet-

En fin cuando el país se puso al corriente y se empezaron a escuchar en la radio y se escribían artículos acerca de ellos en las publicaciones nacionales, la horda de fans mexicanas no se hizo esperar. Pero para entonces yo ya les llevaba ventaja y, como buena quinceañera temperamental (¿eso no es pleonasmo?) que se precie de serlo, me molestaba que ahora todas se fijaran en los BSB y en mi Nick. Sentía que yo tenía más derecho a ellos (lo que sea que eso signifique); privilegios por antigüedad, supongo.

La primera vez que los vi en vivo estaba superlejos. Más lejos de lo que estuve en el Auditorio Nacional la semana pasada. La primera vez sólo dieron dos o tres conciertos en el Foro Sol de la Ciudad de México. Y ya. Era marzo de 2001 y yo tenía 17 años. Sufrí para comprar los boletos porque, antes, la internet no daba para eso y uno tenía que llamar por teléfono. Obviamente, las líneas estaban saturadísimas. Y cuando por fin logré que me contestaran todos los boletos se habían acabado, excepto los de hasta atrás. Yo quería comprar los de hasta adelante, mis amigas también, mi mamá me había dicho que sí… pero no tuve suerte. Esta vez, pasó algo similar (los boletos para los lugares que quería —en medio— se agotaron rápidamente; claro, esas mismas quinceañeras que me los ganaron en 2001 son las mismas treintañeras que me los ganaron ahora); aunque a decir verdad, tampoco me esforcé mucho porque tampoco me interesaba tanto, como antes, estar en primera fila. O al menos eso era lo que yo pensaba. Y eso que esta vez, sí quedaron boletos disponibles, pero justo ese mismo día, no iba a pagar 1,500 pesos. Mi yo adulto se impuso.

OCA010302-01-CP

Las diferencias entre aquella época y ésta son notorias. Los seis (Nick, Brian, Kevin, Howie, AJ y yo) éramos catorce años más jóvenes y la adrenalina se vivía diferente. Se presentaron en un lugar mucho más grande. Las fans (que ahora son treintañeras con responsabilidades, en su mayoría) estaban locas y tenían más energía y más tiempo, como yo, para seguirlos, esperarlos, acosarlos. Me aposté afuera de su hotel durante dos días con la esperanza de que salieran a saludarnos, y con suerte me firmarían autógrafos y recibirían mis regalos. No funcionó. Me quedé un poco descorazonada porque no logré mi cometido, ni en el concierto, ni fuera de él. Pero ahora recuerdo esos momentos con cariño. Sobre todo porque los compartí con mi mamá.

La segunda vez que los vi ha sido la vez que más cerca los he visto. En San Antonio, Texas, unos meses después de que se habían presentado en el Foro Sol. Viajé en un tour con una excompañera de la universidad (sí, ya había entrado a la universidad) y su familia. Esa vez, con toda la adrenalina a lo que daba, los pude medio ver de lejos en sus autobuses y más de cerca en el concierto. Vi también a su protegida de entonces, Krystal Harris, una cantante que pasó sin pena ni gloria, y a la que me tocó ver antes del espectáculo firmando autógrafos. Como llegamos hasta el final (a los autógrafos), el de seguridad ya no nos dejó pasar a formarnos y le pedí que le entregara una bolsa con obsequios para ella y para los chicos. No sé si los recibieron. Me gusta pensar que sí. Los asientos no nos preocupaban tanto porque estaban numerados, y además, el Alamodome no era un lugar como el Foro Sol.

bsb.limo

Las diferencias con respecto a esta vez siguen siendo enormes porque, evocando la época, no puedo creer que haya ido a dos conciertos en un año. Y que en el segundo me acerqué al escenario considerablemente. Además, también los estalqueé en su hotel… sin éxito, pero fue divertido. Ahí conocí a una niña que también los quería ver. Era de Brownsville y entendía un poco el español, pero yo le hablé en inglés. A los únicos que vimos fue a un par de bailarines. O al menos eso creíamos que eran. Lo mejor fue que pude practicar el idioma y me encantaba. Era la primera vez que iba a Estados Unidos y que estaba fuera de México; la verdad es que si no hubiera perdido mi dinero justo el día del concierto, todo hubiera sido maravilloso.

Ya no hago eso de esperar, corretear o perseguir. Fue bueno en su momento, pero esos días ya pasaron. Ya no tengo 14, 15, 16, 17 o 18 años.  Ahora lo único que tengo que hacer para tomarme una foto con ellos es gastar una pequeña fortuna, pero al menos tendré la seguridad de tener más probabilidades de conocerlos que si me quedo apostada frente a su hotel. Por un lado creo que las cosas, si bien son caras, son más fáciles ahora. Con toda la tecnología y las redes sociales a nuestro favor, es incluso más simple lograr que tus estrellas favoritas te manden un saludo, aunque sea como respuesta a un tuit.

fans_600x411

Antes había que comprar revistas y medio rebuscar por la incipiente internet información acerca de ellos, inscribirte a cuanto foro te encontraras, socializar por teléfono, por correo electrónico o por MSN con los demás fans para lograr estar en un club oficial que tuviera derechos por sobre el resto de la fanaticada. Era más complicado dar el gran salto porque todo era mucho más orgánico. Había que trabajar más para llegar al centro de la coraza con la que los protegían. ¿Cómo demostrabas que eras fan? Con toda la parafernalia que adornaba tu cuarto, tus cuadernos, a ti misma: pósters, fotos, carteles, discos normales, sencillos o de colección (por supuesto, cds o cassetes; nada de Spotify o Apple Music), playeras, aretes, anillos, muñequitos, todo, todo, todo lo que se pudiera. Comía, bebía y respiraba Backstreet Boys. Cuando salía, los escuchaba en un discman. (Me acuerdo perfectamente de la fecha exacta del lanzamiento mundial de Millennium, su álbum más exitoso: 18 de mayo de 1999.) Me conectaba a internet mediante una línea telefónica para poder saber lo más reciente y no existían las redes sociales donde ellos pudieran verter una opinión propia y fidedigna: todo eran rumores, siempre. Y una sufría. No se permitía entrar con cámara a los conciertos, así que una se las tenía que ingeniar. Y guardar en la memoria propia, no en la de un celular, todos los momentos vividos y las canciones escuchadas.

Por otro lado, creo que hubiera sido una combinación fatal. No sé si yo como adolescente loca hubiera sobrevivido al exceso de y al fácil acceso a la información que existe ahora. Si de por sí, como “adulta responsable”, a veces me cuesta un poco de trabajo… No quiero pensar qué hubiera pasado si los chicos hubieran tenido cuenta de Twitter o de Instagram entonces…

Backstreet+Boys+BSB_Cruise_25102013

Me gusta recordar esos tiempos, eran buenos, fueron buenos, los disfruté y pasé muchos momentos lindos. Conocí mucha gente e hice amistades, gracias a mi fanatismo loco, que hasta la fecha han perdurado. Aprendí mucho, aproveché mi adolescencia como adolescente y no me arrepiento de ello. Al contrario. A pesar de que nunca cumplí entonces mi sueño de conocerlos, abrazarlos y tomarme una foto con ellos.

Sin embargo, ahora tengo todo a mi favor: mi treintena de años me da más experiencia e independencia económica y emocional. Si lo deseo (ahorrando, claro), puedo comprarme un boleto al crucero Backstreet un buen día de estos y así, por fin, cumplir mi sueño de adolescencia. Y no me olvidaré de invitar a mi mamá. 🙂

7 cosas que debes saber sobre el regreso de Orange Is The New Black

Orange-is-The-New-Black

Estamos muy ansiosos por saber qué sigue en la vida de las chicas de Litchfield, ¿ustedes no? En fin, si son fanáticos de la serie, seguro lo estarán, y si no… ¡todavía tienen tiempo de serlo! Todo dependerá del tipo de series que les guste ver, pero OINTB es una fácil de ver, digerible, pues tiene ese toque de tragicomedia con la que todos nos sentimos identificados, puesto que la vida en general es justo eso.

Por lo pronto, si es que no están familiarizados con la trama, será mejor que organicen un maratón durante este fin de semana (juro que si hubiera podido, yo hubiera visto las dos primeras temporadas en uno o dos fines: me llevó un par de semanas completas porque tenía obligaciones que cumplir, claro).

Y si lo están, entonces sigan leyendo.

1. Al parecer, según lo que dijo la creadora de la serie, Jenji Kohan, los temas de esta tercera temporada serán la fe y la maternidad. También aseguró que sería un poco más ligera que la anterior.

2. Larry no regresará para este nuevo periodo. Netflix confirmó que Jason Biggs no estaría en la tercera temporada, pero eso no quiere decir que ya nunca lo volveremos a ver. De hecho, el mismo actor dijo que por el momento no hay nada interesante sobre el personaje qué contar, pero siempre está la posibilidad de regresar.

3. Mary Steenburgen se ha unido al elenco. El actor Pablo Schreiber, que hace de Pornstache, dijo que interpretaría a la mamá de su personaje…

4. … y durante la misma entrevista, el histrión confirmó que el propio Pornstache no aparecería mucho, debido a que está cumpliendo con su condena en la cárcel, además de que Schreiber está por el momento como regular de otra serie, The Brink, de HBO.

Pictures-Reveal-Little-More

5. De Alex, por el contrario, veremos más que en la temporada pasada, pues la chica mala ha regresado a la cárcel.

6. Otros que se integran a la serie son Mike Birbiglia y Ruby Rose. Del primero todavía no sabemos cuál será su personaje; de la segunda, que será otra reclusa que podría ser el interés romántico de Piper y/o Alex.

7. El tráiler nos recuerda la presencia de la malvada Vee al mostrar a Crazy Eyes en conflicto por su pérdida. La villana fue golpeada por la camioneta en la que Rosa escapó. ¿Qué habrá pasado? ¡Nos morimos por saber!

Todas las dudas se disipan hoy y los fans podrán ver la temporada completa de una sola vez. ¡Disfrútenla!

 

https://www.youtube.com/watch?v=njy0dFFlpAc
Fuente: Popsugar