Las nuevas palabras y la infodemia

A finales del año pasado la Real Academia Española (RAE) anunció con bombo y platillo las nuevas palabras que los académicos aprobaron publicar en la versión 23.4 del Diccionario de la lengua española (DLE).

Por supuesto, no es novedad que se incluyeran “los términos del año”, o sea, COVID y diversos derivados y relacionados. Pero hay otras adiciones que te llamarán la atención si como nosotros eres fanático de las ñoñerías de la lengua.

La enfermedad, la salud y el bienestar

“COVID”, así con mayúsculas, aunque en nuestro Diccionario del Español de México (DEM) está aprobado su uso en minúsculas: “covid”, y ambos diccionarios coinciden en que puede ser masculino o femenino. También se añadieron “coronavirus” y “coronavírico” —relativo al coronavirus.

Entradas relacionadas con esta enfermedad son “cuarentenar” y “cuarentenear” —poner a alguien o estar en cuarentena—, así como “confinado” y “confinamiento”, que ya estaban, pero se agregó una nueva definición: poner en aislamiento a una persona o población por razones de salud o seguridad.

El DLE también abrió sus puertas a entradas relacionadas con medicamentos: “anticonvulsivo”, “antirretroviral”, “miorrelajante”; los antibióticos “cefalosporina”, “cloranfenicol”, “eritromicina”, “tetraciclina” y “vancomicina”.

Otras nuevas palabras relacionadas con la salud en general son: “ayurveda”, “farmacovigilancia”, “isoflavona”, “macronutriente”, “micronutriente”, “probiótico”, “prolactina” y “serotonina”.

De la internet

La RAE incluyó términos relacionados con la tecnología y la era digital, tales como: “emoji” —los españoles lo pronunciarán con la “j”, pero en México, si estuviera en el DEM, se debería escribir “emoyi”.

“Emoticón”, “avatar” —entendido como la identidad virtual gráfica de un usuario digital—, “hilo”, “perfil” —ya estaba, pero se agregó la acepción de identidad de un usuario en una red social—, “trol”, “troleo” y “trolear”, así como “publicar” —en el entorno digital— “videochat” y “videollamada”.

Las posturas

Palabras como “derechoso”, “fascistoide”, “izquierdoso”, “libertarismo”, “natalista”, “negativismo”, “reduccionismo” o “provida”, referentes a posturas filosóficas o políticas, apenas fueron contempladas por los académicos de la RAE para ser incluidas en su H.H. diccionario.

La gastronomía

El diccionario incluyó platillos regionales, como el “faláfel” de la cocina árabe, la “musaka” griega, el “marmitako” vasco, el dominicano “chenchén” y el “nacho” mexicano.

También encontramos a la “estevia”, planta que se usa como edulcorante, el pan “pita” y el “moka” —una variedad árabe de café, aunque en México nos referimos a una mezcla de café y chocolate en postres y bebidas—. Y del ambiente restaurantero, “gastrobar”.

Por cierto, parece que el sector olivarero “cabildeó” con los académicos, ya que incluyeron entre sus novedades algunas variedades de aceitunas, como “manzanilla”, “verdial” y “picuda”.

Otros más

De entre las 2,557 adiciones de la RAE, entre nuevas entradas y enmiendas de otras ya existentes, podemos encontrar “tex-mex”, “zumba”, “suricata”, “tapanco”, “partidocracia”, “multisectorial”, “jibarizar”, “finde”, “exoplaneta”…

Y muchas otras más que nos hacen pensar que los académicos de la lengua española deberían “cambiar el chip” —nótese esta nueva acepción— y acelerar, nomás tantito, sus procesos de inclusión de nuevas palabras que desde hace años dejaron de ser neologismos en el habla cotidiana.

¿Dónde quedó la infodemia?

Ante la avalancha de noticias generadas durante la pandemia por COVID-19, la OMS ha llamado a evitar “la cantidad excesiva de información —en algunos caso correcta, en otros no— que dificulta que las personas encuentren fuentes confiables y orientación fidedigna cuando la necesitan”.

La Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) considera la palabra “infodemia” —acrónimo de “información” y “epidemia”— como “un neologismo válido”, e incluso fue candidata a Palabra del año 2020 —la ganadora fue “confinamiento”.

Lo curioso es que, aun con el respaldo de la RAE, “infodemia” no aparece en el DLE.

¿Cuánto tiempo considerarán los académicos que necesita un neologismo para tener el honor de aparecer en el diccionario?
Mientras tanto, te dejamos aquí la liga de algunas nuevas entradas del DLE por si deseas informarte de su significado. O consúltalas directamente en el diccionario.

Foto de entrada por Anna Lisa en Unsplash

Dibujo mi vida y cuento una historia

Cuenta la leyenda que el primero que hizo un Draw my life fue el cantante irlandés Bry, quien en 2011 publicó un video en YouTube donde contaba sus 22 años de vida con dibujitos que iba haciendo y borrando sobre la marcha.

De eso se trató en un principio Draw my life, de contar autobiografías con imágenes que se van dibujando durante la narración. Pero como dice la trillada frase, “una imagen vale más que mil palabras”, acompañar un relato con dibujitos fue un mix mágico que ya es un subgénero bien establecido entre los youtubers.

De contar la propia historia se pasó a hablar de las de otros, a relatar sucesos históricos, cuentos de terror o chismes del espectáculo, a hacer tareas escolares o presentaciones novedosas, en fin, Draw my life resultó un recurso inagotable para hacer storytelling.

¿Cómo se hace?

En realidad, no importa que uno sea malísimo para dibujar, hay algunos Draw my life que prácticamente están hechos con bolitas y palitos —claro que mientras más “arte” tenga más atractivo puede resultar.

Hay que preparar previamente un storyboard, es decir, una serie de cuadros donde especifiquemos qué dibujos estarán en cada parte de la narración.

Pasando a la autobiografía, se hace esencial —además de “presentar credenciales”, como dónde nacimos o quiénes son nuestros padres— identificar los sucesos trascendentes en nuestras vidas, aquellos que significaron una transformación o nos fueron llevando a lo que somos actualmente.

En cuanto a la edición, existe una multitud de aplicaciones que nos permiten darle la velocidad y efectos deseados a nuestro video.

Érase que se era

Lo que sí es realmente importante es saber contar una historia de forma clara y bien estructurada.

Una buena guía para armar el relato es seguir “el camino del héroe” —desarrollado por el profesor Joseph Campbell.

Es la forma más tradicional y antigua de contar, y se puede encontrar desde en textos antiguos, como la Odisea de Homero o las aventuras del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda, hasta las sagas de Star Wars y Harry Potter.

Hay un héroe, un joven inexperto que de pronto se vuelve el elegido para una misión, para cumplirla debe emprender un viaje lleno de obstáculos donde tendrá aliados, un maestro que le guiará, una dama a la que deberá rescatar y enemigos por vencer.

Esto se traduce en una estructura que contiene:

  1. Introducción o inicio, donde se describe al personaje y el ambiente que lo rodea.

  2. Desarrollo o nudo, que presenta los sucesos de la historia, las aventuras y problemas del personaje. Estos conflictos van aumentando hasta llegar al clímax, o sea el nudo mayor de la historia.

  3. Desenlace, la solución del conflicto y estado actual del protagonista.

Todos dibujan mi vida

La popularidad de Draw my life es inmensa. Una búsqueda simple nos da un resultado de 96 millones de videos y el canal Draw my life en español tiene 3.97 millones de suscriptores.

Draw my life es un gran recurso para contar nuestras historias o las de nuestras empresas, para reseñar películas, series o libros y una de sus grandes aplicaciones está en la educación, en videos didácticos sobre historia universal, personajes inspiradores, resolución de problemas como bullying, maltrato animal o el calentamiento global.

Ahí donde se pueda contar una historia, ahí puede estar Draw my life.

Imagen de portada por Frank Romero en Unsplash

Tartamudos de ayer y hoy

Dijo Moisés a Yahveh: “¡Por favor, Señor! Yo no he sido nunca hombre de palabra fácil, ni aun después de haber hablado tú con tu siervo; sino que soy torpe de boca y de lengua.”

la Biblia, Éxodo 4: 10-12

¿Sería Moisés, al que el mismísimo Yahveh/Dios le entregó las tablas de los diez mandamientos (y de paso le encargó la liberación de los israelíes del dominio egipcio), uno de los primeros tartamudos documentados de la historia?

Nunca lo sabremos, lo cierto es que el 22 de octubre fue nombrado Día Mundial del Conocimiento de la Tartamudez, por lo que aquí recordamos a algunas personalidades que han vivido con esta característica.

“Scatman (Ski Ba Bop Ba Dop Bop)”, de Scatman John. Él tenía disfemia y recibió un premio por sus contribuciones a la comunidad de tartamudos.

Un trastorno pasajero

Según información de Mayo Clinic, la tartamudez o disfemia o balbuceo “es un trastorno del habla que conlleva problemas frecuentes y considerables de fluidez normal y de continuidad del habla. Las personas que tartamudean saben lo que quieren decir, pero tienen dificultades para decirlo.”

Es frecuente en niños pequeños, porque sus capacidades de lenguaje no se han desarrollado lo suficiente y no alcanzan a decir todo lo que quieren y que se agolpa en su cerebro. La mayoría lo supera cuando crece.

O no.

Entonces, ya de adultos, hay que recurrir con un especialista (generalmente un logopeda) que nos dará la terapia adecuada para poder superar este trastorno. Aunque muchos tartamudos suelen sufrir bullying en la escuela o burlas en el ambiente laboral, la disfemia no es un obstáculo para que puedan tener una vida satisfactoria. Aquí algunos casos de éxito.

Los oradores

¿Qué? ¿Un orador profesional puede ser tartamudo? El ejemplo perfecto es Demóstenes, uno de los mejores oradores de la antigua Grecia, se preparaba para no tartamudear en sus discursos llenándose la boca de piedritas y recitando sobre el sonido del mar. El historiador Plutarco decía que más que tartamudez, el buen Demóstenes tenía problemas respiratorios, pero a saber…

Al emperador romano Claudio muchos no lo consideraron suficientemente listo por su forma vacilante de hablar, pero él, astuto, lo aprovechaba para tomar ventaja sobre sus enemigos.

Winston Churchill, primer ministro de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial y uno de los políticos más connotados de la historia moderna, confesaba haber sido tartamudo en su juventud.

La disfemia del rey Jorge VI de Inglaterra (el que tuvo que “abrazar la corona” porque su hermano mayor renunció a ella) cobró fama gracias a la película El discurso del rey (2010), donde se ve cómo el terapeuta Lionel Logue lo ayuda a superarla.

El escritor Jorge Luis Borges fue siempre un tipo tímido e introvertido, sin embargo, cuando se volvió famoso tuvo que buscar ayuda médica para superar la tartamudez y poder dar conferencias.

Los científicos

Se dice que Isaac Newton, Albert Einstein y Charles Darwin tartamudeaban. Alan Turing, el padre de la computación, fue acosado tanto por su homosexualidad como por su dificultad para articular el lenguaje.

Lewis Carroll, que además de escritor y ministro anglicano, era matemático, era muy tímido, pero platicando con niños disminuía su timidez y con ella, lo tartamudo.

Ludwig Wittgenstein desarrolló el concepto filosófico de los juegos del lenguaje, nunca consideró la tartamudez como un defecto y fue un buen profesor de filosofía.

Y a Elon Musk, el inventor y empresario fundador de Tesla, SpaceX y PayPal, de vez en cuando se le escapan balbuceos.

Los actores

Algunos actores de Hollywood que en su vida cotidiana tartamudean, han descubierto que tener aprendidas las líneas de su papel les borra la disfemia. Es el caso de Nicole Kidman, Julia Roberts, Emily Blunt, Samuel L. Jackson y James Earl Jones (la hermosa voz de Darth Vader y Mufasa).

Rowan Atkinson, o sea, Mr. Bean también es tartamudo, James Stewart supo aprovechar sus balbuceos para darle naturalidad a sus personajes, y la sensual Marilyn Monroe fue una niña balbuceante, una adolescente disfémica que mediante técnicas de respiración logró el control de su habla.

** FILE ** In this Sept. 9, 1954 file photo, Marilyn Monroe poses over the updraft of a New York subway grating while in character for the filming of “The Seven Year Itch” in New York.(AP Photo/Matty Zimmerman, file)

Los cantantes

B.B. King y Mark Anthony fueron “buleados” de niños por ser los tartamudos del salón, pero de grandes descubrieron que cantar es un remedio infalible contra la disfemia. Y John Paul Larkin mejor conocido como Scatman John, convirtió su mayor problema en una cualidad y con su música inspiró y consoló a los niños que sufren tartamudez.

Tartamudos animados de ayer y hoy

Demóstenes, de Don Gato y su pandilla, Jimmy, de South Park y Porky, probablemente el tartamudo más célebre de todos los tiempos, nos recuerdan que más que un trastorno, la disfemia es una oportunidad para demostrar que nuestra vida siempre puede ser mejor.

Foto de entrada por Jason Rosewell en Unsplash

El español: una lengua poderosa

El Instituto Cervantes, una de las instituciones más prestigiadas en la enseñanza y difusión de la lengua española, publicó recientemente su Anuario 2020, donde aporta datos frescos e interesantes sobre nuestro idioma. He aquí unos cuantos:

  • Casi 489 millones de personas tienen el español como lengua materna.
  • El español es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes, solo después del chino mandarín, y la tercera lengua en un cómputo global de hablantes (dominio nativo + competencia limitada + estudiantes de español), después del inglés y del chino mandarín.
  • El grupo de usuarios potenciales de español en el mundo supera los 585 millones (el 7.5% de la población mundial).
  • Más de 22 millones de alumnos estudian español como lengua extranjera.
  • El número de hispanohablantes seguirá creciendo en las próximas cinco décadas, pero su peso relativo disminuirá de manera progresiva de aquí a final de siglo. En 2100, solo el 6.3% de la población mundial podrá comunicarse en español.

Poderoso e influyente

  • Los hablantes de español que hay en el mundo tienen un poder de compra conjunto de alrededor del 9% del PIB mundial.
  • Solo en los países donde el español es el idioma oficial se genera casi el 7% del PIB mundial.
  • Es el segundo idioma más relevante en el sector del turismo idiomático.
  • Es la segunda lengua más importante en el ámbito internacional.
  • Es el tercero más usado en la Organización de las Naciones Unidas y el cuarto en la Unión Europea.
  • Es la lengua más utilizada en los organismos de integración americana e iberoamericana.

En las redes

  • Después del inglés y del chino, el español es la tercera lengua más utilizada en internet.
  • El 7.9% de los usuarios de internet se comunica en español.
  • Solo un país de habla hispana, México, se encuentra entre los 10 con el mayor número de usuarios en internet.
  • En la mayoría de las plataformas digitales, como Facebook, LinkedIn, Twitter, Wikipedia, etc., el español es la segunda lengua más utilizada.

En las ciencias

  • El español es la lengua en la que más textos de carácter científico se publican después del inglés.
  • El 4.3% de la producción científica mundial tiene su origen en algún país de habla hispana.
  • El 72% de la producción científica en español se reparte entre tres áreas temáticas principales: ciencias sociales, ciencias médicas y artes y humanidades.

Vecinos del Norte

  • Más de 62 millones de estadounidenses, el 18.7% de la población total del país, son de origen hispano.
  • El 71% de los hispanos utilizan el español en el entorno familiar.
  • Casi 94% de los hablantes de español que hay en Estados Unidos (38.9 millones) se definen étnicamente como hispanos.
  • El español es el idioma más estudiado en todos los niveles de enseñanza.
  • Las elecciones presidenciales de 2020 serán las primeras en las que los hispanos conformarán la minoría étnica más numerosa.
  • En 2060 Estados Unidos será el segundo país hispanohablante del mundo, después de México. El 27.5 % de la población estadounidense será de origen hispano.

Para ahondar en estos datos y disfrutar de otros estudios especializados en nuestra lengua, puedes consultar el anuario completo aquí

Foto de entrada por Jason Leung en Unsplash

En la era del home office

Uno de los grandes retos a los que nos hemos enfrentado los trabajadores y empresas en esta época de pandemia es aprender a trabajar de manera remota. Una encuesta de OCCMundial reveló que en los tiempos más estrictos de pandemia 8 de cada 10 mexicanos trabajaron en casa.1

Actualmente vivimos una “nueva normalidad” en la que muy probablemente el home office se convertirá en una forma habitual de trabajo en muchas empresas que hace apenas un año ni siquiera lo contemplaban.

He aquí algunas reflexiones proporcionadas por Workana, la agencia líder en contratación de freeelancers en Latinoamerica, acerca del trabajo a distancia en el mundo post-Covid.

Por Kevin Bhagat en Unsplash

Millones de personas entraron de golpe en dinámicas de trabajo remoto. 

Con la mitad de la población mundial confinada, tuvimos que ajustarnos a esta forma de trabajar de manera rápida, e incluso atropellada.

Hay un crecimiento en el uso de tecnología para mantener la operación, principalmente herramientas de videoconferencia y colaboración en línea. IDC Latinoamérica estima que el uso de internet crezca un 6.3% en este año, debido al confinamiento social.

De la mano de los retos, muchas personas se están dando cuenta de los beneficios de trabajar total o parcialmente en casa: no desplazarse, reformular la manera de abordar el trabajo, enfocarse en resultados y alcanzarlos a su ritmo, sin limitaciones de cumplir horas.

Por freddie marriage en Unsplash

Las empresas tienen más elementos para dar continuidad a planes de políticas de trabajo flexible.

El home office era un plan en marcha, pero con avance lento, o parte de beneficios esporádicos, limitado tal vez a un día por semana, muchas empresas todavía lo abordaban con cautela.

Esta modalidad atrae al talento de las nuevas generaciones, y las empresas no pueden prescindir de sus habilidades, por lo cual necesitan que estos esquemas formen parte de sus beneficios básicos.

La adopción futura del trabajo remoto, como opción, será permanente.

Con los cambios que ha traído la contingencia, más empresas están abriéndose a adoptar esta práctica, e incluso podrían dejarla como permanente al ver resultados positivos reflejados en su productividad.

Por otra parte, se requerirá de una inversión mayor para que los trabajadores aprendan a utilizar herramientas de trabajo que les permitan trabajar de forma remota, ya que los cambios en sus hábitos los llevarán a exigir una forma de trabajo adaptada a sus nuevas necesidades.

Por Roberto Nickson en Unsplash

El proceso de gestión de talento y recursos humanos se modificará.

Tomando en cuenta la nueva dinámica de trabajo, los gestores de talento y recursos humanos deben plantear nuevas formas de integrar a los colaboradores.

Desde el reclutamiento e inducción, hasta dinámicas de integración y reuniones virtuales para conocerse más allá del ámbito laboral, las nuevas prácticas deberán tomar en consideración a personas que trabajen desde casa, o incluso que vivan en una ciudad distinta.

La oportunidad para los trabajadores de tener una mayor satisfacción en el avance de sus carreras y en el balance vida-trabajo.

Aunque este fue el primer acercamiento al trabajo remoto para muchos trabajadores, el estar confinados ha afectado la productividad. La primera etapa se caracterizó por saturación de tareas, problemas de organización y gestión del tiempo; esto se debe a que estar aislado no equivale a hacer home office.

Pero en condiciones normales, trabajar desde casa aumenta la productividad; con el tiempo estos beneficios resaltarán conforme las personas necesiten equilibrar sus vidas laborales, personales y familiares.

Por Dillon Shook en Unsplash

La era de la confianza

¿Por qué tuvo que ocurrir una pandemia para que los patrones se dieran cuenta de las innumerables ventajas del trabajo a distancia? Tal vez estaban inmersos en la dinámica tradicional donde el trabajador debe estar siempre presente —y bajo vigilancia de un superior— un número establecido de horas para ser considerado como un empleado productivo.

Al parecer, llegó la hora de generar una nueva cultura de confianza, en la que el trabajo no es dónde estamos, sino lo que hacemos. El entorno laboral está cambiando y seremos testigos y actores de esta evolución.

 

1 González, Verónica. (10 de junio de 2020). ¿Las mujeres trabajan más en esta cuarentena? 8 de septiembre de 2020, de occmundial. Sitio web: https://www.occ.com.mx/blog/mujeres-trabajan-mas-durante-home-office/

Foto de entrada por Mohammad Fahim en Unsplash

8 razones por las cuales tu empresa u organización (sin excepción) debería tener un blog

Hoy en día existen centenares de millones de blogs —sin exagerar—, que rápidamente se están convirtiendo en una suerte de documento de identidad de sitios web de muy distintos tipos.

Para quienes no se han convencido de la relevancia de tener un blog en el mundo actual, la siguiente lista de beneficios puede resultar útil:

1 Da más identidad a nuestro sitio que cualquier otra cosa

Los sitios web de hoy necesitan dar la sensación de dinamismo y de constante renovación. Un blog que tenga entradas periódicas no solo hace ver que hay gente real detrás de la página, sino que mientras más leemos sus publicaciones, más vamos enterando de su filosofía de vida, sus principios y su modelo de negocios.

2 Es un potencial generador de leads

El reto de quienes aportan contenido a un blog es publicar información que les parezca útil y relevante a los clientes potenciales que han hecho clic en las entradas. De esta manera, no solo pueden conocer nuestros servicios, sino también darse cuenta de que dominamos el tema, así se convencen de que podemos apoyarlos en aquello para lo que ingresaron en nuestra página.

3 Recibimos retroalimentación

Una vez que hemos publicado ese contenido relevante para los clientes existentes y posibles —si hemos habilitado los comentarios, por supuesto— podemos saber qué opinan cuando publican su opinión, dudas o preguntas, ya sea directamente en el blog o en las redes sociales de nuestra empresa.

4 Establecemos una conexión directa y orgánica con nuestras redes

No es lo mismo promovernos a través de las redes sociales de manera estática, forzada e invasiva para que visiten nuestra página, que si lo hacemos de manera mucho más natural y despertando la curiosidad de la audiencia a través de publicaciones periódicas.

5 Mejoramos el posicionamiento SEO

Por cada contenido que publiquemos con el cuidado y la minuciosidad suficientes, aumentaremos la posibilidad de mejorar nuestra posición entre las páginas de nuestro tipo que aparezcan en cualquier buscador. Aprender el manejo idóneo de SEO requiere, sobre todo, práctica, pero para los interesados, Internet está lleno de cursos, muchos de ellos gratuitos.

6 Ofrece la posibilidad de reafirmarnos como una autoridad

Mientras más profundidad, investigación y conocimiento reflejen lo que estamos expresando en las entradas, con más frecuencia recurrirán a nosotros para esclarecer dudas y nos recomendarán con otros clientes potenciales, pues nuestro blog probablemente aborde los temas con más detalle que nuestros competidores.

7 Aumentamos suscriptores

Un blog interesante y novedoso hace que los lectores quieran volver a él y, por lo tanto, querrán suscribirse. Esto significa una oportunidad para nosotros, pues una vez suscritos, los usuarios recibirán mails conectados directamente con nuestras publicaciones y visitarán con más frecuencia nuestro sitio.

8 Informamos sobre nuestros productos y servicios

Ya sea que impartamos cursos y queramos informar sobre las fechas de nuestro próximo tour o que vendamos equipos de esnórquel, un blog es un recurso orgánico y amable para notificar a nuestros usuarios de manera constante sobre lo que nuestra organización está haciendo.

Así que, si tu empresa u organización aún no tiene un blog, ¿qué estás esperando? Si no tienes idea de cómo hacerlo, siempre puedes buscar algún tutorial o contactar a un profesional que te oriente y te ayude a iniciarlo.

Foto de entrada por Georgie Cobbs en Unsplash

Love, Death + Robots: muchas muertes, muchas máquinas y no tanto amor

La serie estadounidense Love, Death + Robots, estrenada en Netflix en marzo de 2019 y producida por David Fincher, ha dado mucho de qué hablar a año y medio de su lanzamiento. Para describirla hay que hacer ciertos contrastes entre lo que es y lo que no.

Lo que es

En uno de los tantos aspectos en que los creadores han innovado es en el formato: ningún capítulo pasa de los quince minutos (sin contar los créditos), siendo el promedio de unos once.

Otra característica a resaltar es que —aunque no en todos los casos— los episodios son dirigidos, escritos y animados por distintas personas y equipos.

Las animaciones y efectos especiales son tan diversas que al terminar el espectador de ver un capítulo, queda ansioso por saber cuál será el estilo visual del próximo. En ese sentido, misión cumplida.

Muchos fanáticos del cyberpunk y otros de la programación, la realidad virtual y otros temas de índole tecnológica y futurista, encuentran la serie sumamente novedosa e interesante, por lo que tiene un target establecido, aunque no limitado.

Y por toda la acción y tiroteos implicados en la mayoría de los capítulos, también puede decirse que cumple con el cometido de entretener casi siempre. Por otro lado, los entusiastas del gore no suelen decepcionarse, pues ya sea en un estilo animado caricaturesco o en uno hiperrealista (y en todos los que están en medio), por lo menos en la mitad de los capítulos encontramos sangre manando a borbotones.

Y lo que no

Es de las historias de lo que no se puede hablar en los mejores términos, pues aunque hay algunas verdaderamente memorables, otras resultan nada convincentes.

En muchos de los episodios es evidente cierto olvido del esmero en la cohesión y el convencimiento del argumento en pos de una muy minuciosa aparatosidad visual.

 También se recurre en varios de ellos, en materia de diálogos, al cliché, hay poca profundización psicológica en los personajes y desinterés en ahondar en las relaciones interpersonales. En estos tres aspectos no es comparable con series como Black Mirror.

Aclamada

Pero estas deficiencias argumentales de alguna manera se llenan con la creatividad. La serie está colmada de criaturas, espacios, humanoides y mundos visualmente muy atractivos.

Después de haber señalado las características favorables y desfavorables de Love, Death + Robots, lo que resulta innegable es que comercialmente ha sido un éxito y la aclamación por parte de la audiencia es unánime. Sin duda, los fanáticos de esta producción, casi única en su tipo, esperan con ansias la segunda temporada.

Mira aquí el trailer de la primera temporada:

Foto de entrada por Franck V. en Unsplash

Mitos y realidades sobre las personas zurdas

Casi todos en la infancia tuvimos ese compañero de clases (o dos) zurdo, y nos acercábamos a él preguntándonos cómo y por qué escribía con la mano izquierda. Tratábamos de hacer lo mismo, fallábamos y ahí se quedaba nuestra curiosidad.

Desde hace casi cinco décadas, cada 13 de agosto tiene lugar el Día Internacional de la Zurdera, impulsado por la comunidad Lefthanders International. Se trata de una celebración para honrar a esta gran minoría (8% a 15% a escala mundial) y concientizar respecto de algunos problemas cotidianos a los que se enfrentan, pues es innegable la dificultad de acoplamiento a su entorno en una sociedad preponderantemente diestra. A continuación ofrecemos algunos mitos y realidades sobre el tema:

Los mitos

Los zurdos son de lo más creativos. Desde el siglo XIX se ha tenido la creencia de que los zurdos son más creativos y de tendencias más artísticas que los diestros, sin embargo, cada vez más estudios lo refutan. Pero ¿cuál es el fundamento de esta noción? Tiene que ver con los hemisferios cerebrales y la creencia de que los zurdos utilizan más el derecho y viceversa.

Gina Grimshaw, directora del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Afectiva de la Universidad de Wellington, Nueva Zelanda, afirma que “la mayoría de los diestros usan el hemisferio izquierdo para procesar el lenguaje, pero eso no significa que la mayoría de los zurdos usen el derecho, es solo un mito común.  98% de los diestros usan el hemisferio izquierdo, pero también aproximadamente  70% de los zurdos. Solo 30% utilizan el derecho”.

Los zurdos viven menos que los diestros. Probablemente esto tenga su origen en el estudio médico (fallido) de 1980 Handedness and Life Span, en el que fueron evaluados 1,000 pacientes enfermos. Los resultados: el promedio de vida de los diestros era de 75 años, mientras que el de los zurdos de 66.

El fracaso radicó en que el número de zurdos en el estudio era sumamente impreciso. Muchas personas zurdas nacidas a principios del siglo XX eran forzadas a escribir con la mano derecha, así que no se identificaban como tales. Por ello se ha desacreditado enormemente el estudio.

Es algo predominantemente genético. Ronald Yeo, profesor de psicología de la Universidad de Texas, asegura que, aunque los genes son responsables en aproximadamente 25% de los casos, la zurdera como factor hereditario es mucho menos notable que otras características, como la altura o la inteligencia.

Los zurdos alcanzan la pubertad de 4 a 5 meses después que los diestros. Esto se nos dice en muchas páginas de internet sobre curiosidades acerca de los zurdos. Sin embargo, no hay pruebas científicas sobre ello. Así de sencillo.

Son mayores bebedores que los diestros. Varios estudios menores sugerían esto, pero en 2011 el British Journal of Psychological Health examinó el asunto a gran escala, con más de 27,000 personas. Los autores encontraron que los zurdos sí eran más propensos a beber con mayor frecuencia, aunque en menores cantidades que los diestros, y concluyeron: “No hay razón para creer que esto está relacionado con beber en exceso o de manera riesgosa”.

Las realidades

Vale la pena enlistar algunas concepciones sobre los zurdos que sí tienen sustento científico (y otra que no tanto pero que no lo necesita).

Los hombres zurdos son mayoría. Es decir, el porcentaje de hombres zurdos supera al de mujeres zurdas. Esto se ha probado en varios estudios, por ejemplo, en Sex differences in left-handedness: a meta-analysis of 144 studies, los resultados arrojaron que el sexo masculino con zurdera era 23% mayor numéricamente al femenino.

La zurdera se relaciona con trastornos mentales. Las personas zurdas están en promedio en mucho mayor riesgo que las diestras de desarrollar trastornos como esquizofrenia. En un estudio de 2013 de la Universidad de Yale se encontró que, de los pacientes esquizofrénicos de una clínica, 40% escribían con la mano izquierda. Considerando que solo alrededor de 10% de la gente en el mundo es zurda, la cifra es altísima.

Tienen cierta ventaja en los deportes. Rik Smits asegura en su libro The Puzzle of Left-handedness que los atletas zurdos tienden a entrenarse con diestros (por obvias razones), lo que hace que se adapten a sus estilos fácilmente, cosa que rara vez ocurre a la inversa.

Mayor propensión a trastornos de sueño. Esto también se ha demostrado en varios estudios. En uno de 2011 (Assessment of Periodic Limb Movements in Righthanded Versus Left-handed patients) se encontró que 94% de los pacientes zurdos tenían síndrome de movimientos periódicos de las piernas (un trastorno en el que se mueven las piernas durante el sueño) en comparación con solo 69% de los diestros.

Son mejores para el multi-tasking. Datos del Consorcio de Investigación de Illinois, Estados Unidos, demostraron que los zurdos pueden manejar los problemas de memoria y coordinación mejor que los diestros. Esto se debe a que cuando estos resuelven problemas, tienen a romperlos en partes, analizando una parte a la vez, mientras que los zurdos pueden verlos como un todo y resolverlos con base en patrones.

Los zurdos no son ni más ni menos inteligentes. Algunos estudios han indicado que los zurdos tienen mayor coeficiente intelectual, mientras que otros sugieren lo contrario. Para zanjar el asunto, en 2018 la Universidad de Atenas, en Grecia, compiló datos de muchos otros estudios a lo largo de los años, y encontró que, asumiendo que una persona zurda tuviera, por ejemplo, coeficiente intelectual de 100, la del diestro sería de 101.5. De modo que la creencia actual es que, si es que existe esa diferencia, es mínima y casi imperceptible.

Al final no importa si escribimos con la mano izquierda o si pateamos un balón con la pierna derecha, pero es una realidad que los zurdos lo tienen un poco más difícil en general que los diestros y esto debe tomarse en cuenta. ¡Feliz Día de la Zurdera!

Foto de entrada por Kelly Sikkema en Unsplash

Contenido generado por el usuario o por qué las GoPro se venden solas

Hoy en día las empresas que mejor saben vender y venderse evitando la publicidad tradicional, son las que más entienden las necesidades no solo del consumidor moderno, sino de la persona detrás. Con el paso de unos pocos años se ha vuelto indiscutible que GoPro es uno de estos casos.

Una de las múltiples maneras en que está innovando es a través de sus estrategias de marketing de contenidos: un claro ejemplo es su enfoque al contenido generado por los usuarios, conocido universalmente como «user generated content» en el siempre cambiante mundo del marketing y su constante introducción de anglicismos.

Se trata de hacer que tanto los consumidores ya fieles como los potenciales de una marca (usuarios), proporcionen por sí mismos aquello que la va a promover y definir (su contenido). Pero ¿cómo lo hace GoPro? Valiéndose, como lo están haciendo todas las empresas que se amoldan a esta era virtual, en las redes sociales, que resultan fundamentales en muchos sentidos.

Ponerse la camiseta

La campaña de GoPro, que ya no puede llamarse “campaña” como tal pues desde hace varios años quedó instaurada como un mecanismo fijo, ha consistido en hacer un llamado a todos los seguidores de las redes sociales de la marca a compartir su contenido mediante el uso de hashtags y otro tipo de recursos característicos de páginas como Instagram, para viralizarlo —y a sí mismos— al momento. De tal suerte que las posibilidades de las distintas cámaras y productos de GoPro, su alcance y su calidad hablan por sí solos en cuanto el usuario las comparte.

Y no es difícil explicar el concepto, pues, una vez echada a andar la maquinaria, los engranajes del contenido generado por los usuarios están en constante movimiento. Mientras más va convenciendo un producto, más seguidores va teniendo y (en casos como el que nos atañe) más contenido generan estos.

Los de GoPro crecen exponencialmente: son ya más de 17 millones solo en el sitio oficial de Instagram. Esto da una idea de cuántos videos y fotografías generan estos cómplices-consumidores que, poniéndolo en términos atléticos, se ponen la camiseta de GoPro (analogía que va muy bien pues por lo menos la mitad de quienes comparten su contenido son del ámbito deportivo).

La era de compartir

Lo que nos lleva a un término que ha circulado por un par de años: la «democratización del contenido». Los usuarios crean una sociedad en torno a la marca y, con base en el contenido que generan todos los días y gracias al concepto de los likes, se va estableciendo cuál es el de mayor calidad (o relevancia de algún tipo, pues de otro modo no tendrían la cantidad de “me gusta” que tienen) día con día o mes con mes.

Por extensión, todo producto exitoso en redes sociales lleva a crear alianzas estratégicas con otras empresas y marcas persona. En la era de compartir, que nuestro producto crezca por sí mismo resulta casi inconcebible. Al darse cuenta de  ello GoPro, ha generado a través de los años alianzas con empresas líderes tanto del contenido viral como del audiovisual. Véase particularmente la que tiene con Red Bull.

Además del marketing, en esta simbiosis Red Bull y GoPro hacen que el espectador no solo tenga una perspectiva más amplia de los deportes extremos, sino que la conexión del ser humano con el entorno vaya mostrándosenos cada vez menos forzada y más natural por la perspectiva de las cámaras-hombre, ya que, después de todo, empiezan poco a poco a convertirse en un solo ente.

10 películas sobre amistades extrañas e inusuales

Desde 2011 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 30 de julio como el Día Internacional de la Amistad. Con motivo de la fecha ofrecemos, a continuación, una serie de amistades que marcaron el cine por su carácter inusual. Películas cuyos protagonistas son enteramente disímiles, o parejas estrafalarias y grupos insólitos, en su mayoría inadaptados y parias que, no pudiendo encontrar identificación ni reconocimiento en la sociedad, por lo menos lograron el consuelo mediante la fraternidad con otros igual de incomprendidos o marginados.

1 Mandariinid (Zaza Urushadze, 2013)

Mandarinas tiene lugar durante la guerra de Abjasia (1992-1993) entre chechenos y georgianos. Todos han huido de una aldea emplazada en el corazón de la contienda, excepto el viejo Ivo —que se niega a abandonar su hogar hasta que sus árboles de mandarinas den frutos suficientes para comerciar con ellos— y un amigo suyo. Independientemente de la guerra, todo parece discurrir con cierta tranquilidad en la vida del hombre hasta que en una reyerta frente su casa, varios soldados chechenos mueren y quedan gravemente heridos su compañero y un auxiliar bélico georgiano. Ivo resuelve acoger a ambos en distintas habitaciones de su pequeña casa sin que se enteren de que quien tienen al lado es un enemigo, aunque finalmente conocen la verdad y juran matarse en cuanto recobren la salud. Pero a lo largo de la película, estos hombres colmados de ira y orgullo patriótico, que no tienen otra opción que convivir con el otro, van descubriendo que lo que tienen al lado no es un enemigo de ningún tipo, sino un ser humano, bondadoso y moralmente íntegro. Y todo en buena medida gracias a Ivo.

2 As good as it gets (James L. Brooks 1997)

Sin duda la película más popular y comercial de la lista, la mayoría por lo menos una vez se ha encontrado con ella un domingo cambiando los canales. Melvin Udall es un escritor de best-sellers de más de cincuenta años completamente desencantado con la vida, racista, homofóbico y que, además, padece de trastorno obsesivo compulsivo. A lo largo de la película Udall, a fuerza de convivir continuamente con su vecino homosexual y con una camarera desgraciada de la que desde el principio está enamorado sin saberlo, va perdiendo su misantropía y su narcisismo para volcarse en el exterior, y empieza a comprender que hay otras personas en el mundo y que sus problemas no son menos importantes que los de él. Cuando en un viaje tienen que pasar varios días juntos los tres, Melvin empieza a entender que, después de todo, el del problema sí es él. A pesar de ser una comedia romántica, los personajes tienen múltiples matices psicológicos y conflictos enteramente humanos, y por ello jamás se acerca al tópico.

3 Withnail and I (Bruce Robinson, 1987)

El filme británico es considerado de culto desde hace varios años. Narra las vicisitudes de dos amigos eminentemente disfuncionales: Withnail y Marwood. Ambos beben en exceso (el primero mucho más que el segundo), son actores de teatro de veintitantos y llevan mucho tiempo desempleados. Aunque de caracteres diametralmente opuestos —Withnail es aparatoso y sumamente histriónico y quejumbroso; Marwood, introspectivo y silencioso— comparten la desesperación, la desmoralización y la búsqueda de sentido. Los extraños amigos harán un viaje al campo con el objeto de apartarse del trajín y la confusión de la ciudad y tratar de poner orden a sus mentes, en una historia repleta de diálogos fársicos, incidentes absurdos y situaciones tan sombrías como cómicas.

4 Down by Law (Jim Jarmusch, 1986)

Tres hombres se conocen en la cárcel: un proxeneta, un turista italiano y un DJ. ¿Qué tienen en común, y qué tienen que ver? Absolutamente nada. Ya esto por sí solo describe lo variopinto de la cofradía, que finalmente escapa de la prisión y emprende un viaje en lo furtivo de bosques y caminos solitarios para evitar ser descubiertos, en una película a la que no le importan el crimen ni su esencia, la justicia, ni la perspectiva institucional o jurídica. Y ni siquiera la carcelaria pues no es intención del director retratar la vida de encierro por aprehensión, sino simplemente ir creando una sutilísima complicidad entre personas desconocidas entre ellas y de personalidades discordantes, que finalmente cristaliza en amistad.  Como es costumbre en Jarmusch, en Down by Law recurre completamente al minimalismo: unos pocos espacios, poquísimos personajes y economía de recursos de todo tipo. Pero no necesitó más para dejar asentado en la memoria de quienes la vimos, una portentosa y perdurabilísima historia de compañerismo y amistad.

5 The Elephant Man (David Lynch, 1980)

Basada en la historia real del decimonónico Joseph Merrick, un hombre repleto de tumoraciones y malformaciones que era exhibido en circos como un monstruo. Merrick es encontrado por el médico Frederick Treves y acogido por él de forma vitalicia en el hospital en que trabaja. Paulatinamente Treves y Merrick desarrollan un cariño íntimo rayano en lo filial. Quizá lo más insólito del filme, tan descarnado y desolador como conmovedor, es la manera en que Lynch nos sumerge en la concepción, por lo demás intemporal, de la normalidad (y la carencia de ella). Aquí el sentido humano y la valía del hombre independientemente de su apariencia son reivindicados ante el inclemente ojo social por Treves, quien presenta públicamente a Merrick y lo hace vivir de verdad por primera vez, llevándolo a teatros y demás. Treves también invita al hospital a decenas de personas de las más altas clases —incluyendo ni más ni menos que a la princesa de Gales— para que se acerquen a Merrick, conversen con él y conozcan al hombre detrás de la máscara de deformidad.

6 One Flew Over The Cuckoo’s Nest (Miloš Forman, 1975)

Atrapado sin salida es quizá la película más conocida de las hasta ahora mentadas. Si bien no podemos hablar de amistad sensu stricto, es indudable que desde que el carismático criminal (que nunca sabemos si realmente lo es) Randle McMurphy llega al hospital psiquiátrico a subvertir por completo el statu quo reunión tras reunión clínica, logra establecerse una auténtica —y comiquísima— hermandad de hombres con varios estadios de trastorno mental, desde la neurosis socialmente tolerada de algunos que están ahí por voluntad propia, hasta la completa vesania de otros. McMurphy enseña a los pacientes —a los puede y están en condiciones de entenderlo— algo que en apariencia resulta simple y sencillo pero que para personas en la situación de estos pacientes no lo es: tratar de pasarlo bien.

7 Midnight Cowboy (John Schlesinger, 1969)

Simplemente ver a un Dustin Hoffman, de menos de 1.70 de estatura, caminando —cojo y encorvado— por las calles de Nueva York al lado de un Jon Voight de 1.90 con disfraz de vaquero, resulta por lo menos hilarante. Ahora sumémosle que uno es un vagabundo estafador y el otro un exlavaplatos recientemente convertido en gigoló bisexual. Pocas parejas, tanto en suma como en parte, pueden tildarse tanto de escorias sociales como esta, incluso hoy, a más de medio siglo del lanzamiento de la película. Pero ¿esto por sí solo es suficiente para que una historia sea persuasiva y dramáticamente bien lograda? Evidentemente no, pero tanto la sordidez física y espiritual que pervive por toda la película como la complejidad psicológica y la espiral moral descendente de los personajes, hacen de este un filme inolvidable.

8 Bande à part (Jean-Luc Godard, 1964)

El nombre de la película (Banda aparte en español) ya en sí mismo sería idóneo para esta lista. En esta historia con más de una escena que se ha plagiado y homenajeado decenas de veces en la historia del cine, una mujer conoce a un hombre y le confiesa que en la casa en que vive con su tía hay varios fajos de billetes y quiere robarlos. El hombre avisa a un amigo suyo, y la tríada decide ir a la casa y asaltar a la tía. El grupo pasará por múltiples peripecias y entre dos de ellos la amistad se convertirá al final en un fuerte vínculo sentimental. Godard siempre ha sabido compensar sus deficiencias narrativas y ciertas antitramas con diálogos sólidos y memorables, así como con episodios y situaciones muy particulares.

9 I Vitelloni (Federico Fellini, 1953)

Conocida en español como Los inútiles, esta es una de tantas películas de Fellini con personajes marginales (véanse La strada o Le notti di Cabiria). Versa sobre los días y noches de errancia de un grupo de hombres desempleados que frisan los treinta años, y que no parecen querer tener empleo nunca. La naturaleza de los seis inútiles es enteramente paradójica: quieren huir de la vida de tedio en que están inmersos, pero no hacen nada para salir de ella, y esto los lleva a un indefectible círculo vicioso. Después de todo, ¿qué puede ser más marginal que un grupo de hombres de su edad que no hacen nada para ganarse la vida?

10 Freaks (Tod Browning, 1932)

Película de culto por antonomasia, trata al igual que El hombre elefante sobre seres considerados como fenómenos. La diferencia es que en la historia de Browning son más de veinte. Un grupo circense con malformaciones de todas índoles: enanos, hermafroditas, siamesas, mutilados y mancos. Aquí la naturaleza de la amistad y las relaciones es compleja pues no se trata ni por asomo de una narración que ofrezca consuelo de ningún tipo —quizá aún menos que la de Lynch— pues estos seres, los más repudiados de todos, saben que no tienen nada más que a sí mismos y a otros como ellos, y que durante toda su vida tendrán que permanecer unidos frente a los prejuicios, la injuria y la vejación. Pero igual que en El hombre elefante por lo menos hay —aquí son dos— personas que están dispuestas a hacer justicia a estos completos parias. Y si no resulta fácil llevar al cine una historia como esta hoy en día, ya puede imaginarse cómo fue en 1932.