Lo que no sabías del doblaje de voz en películas

Según cuenta la leyenda, al inicio de los años 80, cuando Star Wars llegó a España y Latinoamérica, muchos niños no conocieron a Luke Skywalker, Chewbacca y RD2D, sino a Lucas Trotacielos, Mascatabaco y Arturito, nombres que los cines pensaron más acordes a las tierras hispanohablantes. Aunque tal historia es un mito urbano, con apenas un toque de verdad, refleja bien la complicada historia del doblaje; para muchos, este arte y negocio ha sido un puente para conocer películas, series y caricaturas de todo el mundo; para otros, es un atentado contra la integridad intelectual de la obra. 

Una controvertida historia

Durante la época del cine mudo, las películas apoyaban su narrativa en intertítulos que, entre escenas, mostraban escritas las descripciones y diálogos, o en un “charlatán”, que explicaba la película para aquellos que no podían leer. Sin embargo, la llegada del cine sonoro supuso nuevos problemas para la exhibición de cintas extranjeras, aunque algunos trataron de verlo como oportunidades. La productora Metro Goldwyn Mayer estaba segura de que la gran maquinaria del cine estadounidense haría del inglés la lengua mundial, pero esto solo ayudó a desatar el pánico internacional a la “intrusión lingüística”, y países como Francia recurrieron al subtitulaje para rescatar el idioma nativo de la oleada norteamericana, prohibiendo exhibir películas en idiomas ajenos que no llevaran subtítulos.

El analfabetismo predominaba en todo el mundo, así que las productoras buscaron otras opciones. En 1928 nació el doblaje moderno, cuando Paramount Pictures logró sincronizar el diálogo de The Flyer, traducido del inglés al alemán, con los movimientos labiales de los actores. 

Sin embargo, la calidad de la técnica solía ser pésima, por lo que los cineastas preferían otros métodos, llegando a filmar sus películas varias veces con actores de diferentes países como la excelente versión española de Drácula de 1931, protagonizada por Carlos Villarías y Lupita Tovar, lo cual resultaba costoso y, a falta de supervisión constante, la calidad de una versión a otra era muy variable. Por esto, varios años y avances tecnológicos después, el doblaje tuvo un gran renacimiento.

De México, para el mundo

En los años 40, la Metro Goldwyn Mayer se llevó a sus estudios de Nueva York a un puñado de actores mexicanos de radionovelas  para doblar sus películas. Rápidamente, en México y otros países de Latinoamérica, como Argentina creció una gran industria del doblaje. Sin embargo, para finales de la década varios gobiernos decidieron que esta práctica fomentaba la competencia desleal para la producción local, y prohibieron que los cines nacionales presentaran películas extranjeras dobladas que no fueran infantiles. En México, este veto estuvo vigente hasta el año 2000, por lo que los doblajes fueron territorio mayormente televisivo por medio siglo.

Evangelina Elizondo, bajo la dirección de Santos, fue nuestra Cenicienta mexicana. Fuente: Disney y De Memoria.

La industria del doblaje en Latinoamérica se volcó al público infantil. Walt Disney mismo se interesó en las posibilidades del doblaje mexicano después de la fuerte crítica que el locutor Edmundo Santos hizo del mal doblaje al español de Blanca Nieves, y en poco tiempo, Santos pasó a ocuparse de la traducción de las canciones de Disney. Unos años más tarde, se convirtió en asesor oficial del idioma, desarrollando las reglas gramaticales para el llamado “español neutro” que evitaban tropicalizaciones o acentos típicos. 

El problema de la tropicalización

A inicios de los 50, Santos se mudó con su equipo a la Ciudad de México para trabajar en La Cenicienta, y pasaría los siguientes 27 años, hasta su muerte, encargándose por completo del doblaje al español de películas y productos derivados de Disney. Aunque esta era nos regaló joyas como El Libro de la Selva con la voz de Tin Tan para Baloo, Luis Pelayo tras Bagheera y a Carlos Petrel como Sheer Khan, la práctica del español neutro fue abandonada a partir de 1991 para La Bella y la Bestia, en favor doblar una versión latinoamericana y otra con el castellano de España. 

 

Mientras tanto, la televisión seguía siendo el campo más fértil para los actores de doblaje. A diferencia de la actuación frente a la cámara, contar con la voz como herramienta principal implicaba que ni la edad, ni el aspecto físico ni el género eran barrera, y la libertad de acción era tal que, sobre todo en caricaturas, se permitían incorporar rasgos culturales y ciertas tropicalizaciones que las hicieran más accesibles y reconocibles; a pesar de que esto no pocas veces resultaba en interpretaciones que desmerecen la versión original, también nos permitió disfrutar de creaciones excepcionales como la que hizo Jorge Arvizu, “el Tata” para Don Gato y su pandilla: mientras que en los EUA pasó desapercibida, en toda Latinoamérica se volvió un ícono cultural, tal como te contamos en uno de nuestros artículos pasados.

Don Gato y su pandilla.

El doblaje en la actualidad

En décadas recientes la labor de doblaje comenzó a devaluarse, los estudios y televisoras dieron preferencia a voces menos entrenadas, pero más baratas, o cayeron en la práctica del star system, dando los papeles principales a actores y cantantes populares, expresamente contratados para interpretarse a sí mismos o a sus personajes más conocidos. De igual forma, se volvió cada vez más frecuente el introducir en trabajos extranjeros chistes locales, referencias o modismos de la cultura popular, sin ningún cuidado o respeto por el trabajo original ni por la labor profesional de los verdaderos actores del doblaje. Resulta curioso que, de entre todas las voces de profesionales y cinéfilos que a través de los años se han alzado contra esta mala práctica, sea la de Jorge Luis Borges, desde el lejano 1945, la más profética: 

“Las posibilidades del arte de combinar no son infinitas, pero suelen ser espantosas. (…) Hollywood acaba de enriquecer ese vano museo teratológico; por obra de un maligno artificio que se llama doblaje, propone monstruos que combinan las ilustres facciones de Greta Garbo con la voz de Aldonza Lorenzo. ¿Cómo no publicar nuestra admiración ante ese prodigio penoso, ante esas industriosas anomalías fonético-visuales?”.

 

Descubrimientos netflixeros afortunados: Sense8

sense8-characters

Bueno, esta serie —de los hermanos Wachowski y original de Netflix— se estrenó hace casi tres meses, el 5 de junio, pero yo recién comencé a verla a finales de julio, más o menos. La verdad, tenía ganas de “hincarle el ojo” desde que salió, pero como justo terminé de ver otras apenas, no lo hice entonces. Pero ahora me he puesto al corriente con los doce capítulos completos y espero ansiosa a que salga la segunda temporada. Ferviente y definitivamente.

No sé por qué, aun cuando la anunciaron con bombo y platillo y hubo mucho revuelo alrededor de su premiere, no ha funcionado como lo esperaban, al parecer, según lo que oído. No sé por qué si, personalmente, ha sido de las contadas emisiones que me ha mantenido al filo de mi asiento, poniéndome en la piel de los personajes, haciéndome exclamar y gritar y llorar de la emoción… tan buena considero que es. De verdad, no sé cómo no la vi desde el principio (bueno, sí sé, fue porque estaba viendo otras, ja). En fin, de cualquier manera, ya me la eché enterita… no me duró ni el arranque.

La primera vez que supe de esta serie, lo primero que vino a mi cabeza fue otra serie de ciencia ficción, de mis favoritas de la vida: la británica Misfits, que en común con Sense8 tiene lo de la pandilla de gente con “superpoderes” que se ve perseguida por algún enemigo, por lo que, en un inicio, la premisa sonaba bien. Pero había otras sorpresas aun esperándome. Satisfactorias, debo decir. Además, en Geek leí que “toma elementos de series como Person Of Interest y de películas como Cloud Atlas, también de los Wachowski”.

Sin embargo, nadie me había advertido que éste era un elenco internacional, en locaciones alrededor del mundo, lo cual me emocionó aún más. Definitivamente, creo que esto es un plus para la serie. La hace más interesante, hace que más gente pueda sentirse identificada dada la diversidad tanto de personajes como de lugares. Y la diversidad de los primeros es diversidad en toda la extensión de la palabra: racial, sexual y social. Me emociona. Llámenme cursi, llena de clichés. Me encanta. Me encanta—y también me estremece— la idea de que pueda existir alguien en el otro extremo del mundo que sea capaz de sentir y pensar lo mismo que yo y que, eventualmente, pueda “salvarme” de los problemas en los que me meta “prestándome” habilidades que yo normalmente no tengo, y viceversa. Suena fantástico.

sense8-main

Así entonces, gracias a Sense8 viajo a Chicago, a San Francisco, a Seúl, a Nairobi, a Bombay, a Berlín, a Londres, a Reikiavik y, además, me emociono viendo las locaciones familiares de la Ciudad de México. De hecho, cuando vi el primer capítulo, durante la cortinilla del inicio, me pareció ver el Monumento a la Revolución, pero me dije a mí misma que no podía ser, que seguro era otro similar en otra parte del mundo. Por lo que cuando vi las escenas de “Lito” (Miguel Angel Silvestre), uno de los ocho “sensates“, me emocioné aún más al confirmar que, efectivamente, se trataba de esta ciudad que habito. Y luego, cuando vi al par de actores (caras conocidas de la televisión nacional) que salían con él, mis sospechas quedaron más que resueltas.

En fin, además de esta afortunada coincidencia, en general me parece que la serie está muy bien escrita, dirigida, actuada y editada. Me gusta que cada personaje tenga su propia historia, bien cimentada y justificada; su propia personalidad, su propia identidad. Me fascinan las escenas en donde los sensates se “comunican” entre sí y de pronto comparten tiempo, espacio y sensaciones.

sense8-cast-charactersAmo las escenas de pelea con Sun (Bae Doona), la coreana, y su badass attitude, quisiera tener esa habilidad definitivamente; la honestidad y rectitud de Capheus (Ami Ameen), el keniano; la frescura, originalidad, ganas de igualdad y los conocimientos cibernéticos de Nomi (Jamie Clayton), una de los dos estadounidenses; el sentido de la justicia, nobleza y lindo rostro de Will (Brian J. Smith), el otro norteamericano; la candidez, fe y, al mismo tiempo, fortaleza, de Kala (Tena Desae), la hindú; las capacidades actorales, las ganas de amar y los expresivos ojos de Lito, el mexicano; la inocencia, tristeza que la saca adelante y musicalidad de Riley (Tuppence Middleton), la islandesa, y la fuerza, valentía y nobleza de Wolfgang (Max Riemelt), el alemán.

Así, el “poder” que estas personas comparten, es el de poder comunicarse entre sí, a nivel físico y mental, aun cuando se encuentran a miles de kilómetros de distancia el uno del otro; y luego están las habilidades y destrezas que cada uno tiene. Y que usan para salvarse a sí mismos y entre ellos. ¡Eso sí que es trabajo en equipo!

Y, en fin, sólo por ociosidad y curiosidad, hice este test que me dice qué personaje de Sense8 soy: ¡y soy Sun! Definitivamente me gustaría pelear como lo hace ella. 😀 Aunque definitivamente no me hubiera molestado ser como cualquiera de las otras chicas… creo que, tema género aparte, me identifico más con ellas; ellos me caen muy bien, claro, pero si de identidad se trata, es con cualquiera de los personajes femeninos que me quedo, si lo pienso.

¡No se la pierdan, es un must, totalmente!

Mis recomendaciones según Netflix: 5 películas

Al igual que en el post anterior, las recomendaciones que enlisto a continuación son parte de mi sección “Continúa viendo contenido de…”, es decir, películas que ya vi y que aparecerán por orden más reciente de visualización. A ver si alguna les llena el ojito. Debo advertir: hay de todo; yo, como casi todos los seres humanos que hacemos uso de este servicio, dependo de mi humor para ver una u otra cosa. Así que eso ocasiona el eclecticismo de mi selección. Aquí va:

 

BB-poster

1. Backstreet Boys: Show’Em What You’re Made Of.  Obvio ésta es un must para cualquier fan. Así que si no lo eres o si no te interesa el fenómeno “fan from hell” de finales de los 90 y principios de los 2000, quizá no sea la película indicada para ti. Y también, tal vez mi punto de vista no sea tan imparcial, pero creo que está bien realizada, y no abusa de la cursilería y el melodrama, como pudiera parecer. Las cosas como son. Está bien, un documental que se apega a la realidad y a lo que fue el grupo. Y da a conocer hechos de los cuales hasta ahora nadie había hablado, lo cual habla de su autenticidad. Por cierto, la he visto dos veces. Puntuación de los usuarios: cuatro estrellitas y media.

 

2. Tyler Perry’s Good Deeds. Esta película la vi creo un domingo que no tenía demasiadas cosas importantes que hacer, pero por partes. Porque tampoco es que no tuviera nada qué hacer. Ja. En fin. Good Deeds es eso, una película dominguera. La sinopsis me llamó la atención porque no tenía ganas de nada muy denso, así que opté por ella: un hombre adinerado que tiene la vida resuelta, a punto de casarse, no cuenta con que se encontrará con una mujer de clase baja de la que se enamorará y a partir de ahí se verá en una encrucijada. La típica historia de Cenicienta. No la iba a poner en la lista, pero debido a la alta calificación que le dieron en Netflix, lo hice. Puntuación de los usuarios: cuatro estrellitas y media.

 

Celebrity Sightings In New York City - March 20, 2014

3. Siempre Alice. La peli por la que Julianne Moore ganó el Oscar a Mejor Actriz. Y como yo soy fácilmente impresionable y altamente sensible, la verdad es que reconozco su gran y conmovedora actuación. Obviamente lloré a moco tendido y me puso a pensar en lo horrible que es el Alzheimer. Ésta sí la recomiendo mucho. Véanla en cuanto puedan. Puntuación de los usuarios: cuatro estrellitas y media.

 

4. El código enigma. Otra con la que lloré a mares. Otra ganadora de los Óscares por Mejor Guión Adaptado. Y justo estoy leyendo que la adaptaron de la biografía de Alan Turing, The Enigma, de Andrew Hodges. Las actuaciones también son magníficas. Benedict Cumberbatch genial en el papel de Turing. Pensar en cómo grandes mentes se ven coartadas por la estupidez ajena me resulta muy triste y difícil de comprender. Por eso lloré. Y por las buenísimas actuaciones, supongo. Véanla. Totalmente. Puntuación de los usuarios: cinco estrellitas.

 

entrenar-tu-dragon

5. Cómo entrenar a tu dragón 1 y 2

Tenía que poner las dos. Las dos son muy buenas. Tanto la historia como la animación lo son. Asimismo, intereses particulares entran en conflicto con mi objetividad porque cada que veo a Chimuelo, el dragón, pienso en mi gata. Son idénticos. Además, todos los dragones en el universo de estos filmes se comportan como perros o gatos y son adorables. Los amo a todos. Pero no soy la única porque, en general, la saga ha tenido buenas críticas. Y ya Netflix lanzó una serie propia retomándola. Planeo verla muy pronto. Soy su fan.

Puntuación de los usuarios para cada película: cinco estrellitas.

 

Bonus:

Desayuno con diamantes. Un clásico. La tienen que ver porque la tienen que ver, si no lo han hecho. Si sí, vuélvanla a ver. Audrey Hepburn, en su celebérrimo papel de Holly Golightly, y Gato, el gato, son adorables. Lo máximo. Los usuarios le pusieron cuatro estrellitas y un piquito. No les hagan caso. Se merece cinco estrellitas y un gatito. 😉

 

Mis recomendaciones según Netflix: 5 series

Todos los usuarios de Netflix sabrán que hay una sección, la que aparece primero, que dice “Continúa viendo contenido de (nombre)”, que agrupa lo que hemos visto últimamente. En total aparece una veintena de visualizaciones, pero escogí diez: cinco series y cinco películas. De las mejor calificadas por los usuarios, por cierto. A ver si alguna, que no hayan visto, les interesa. El orden es tal y como aparece en mi cuenta: empiezo por la que vi más recientemente.

Esta nota está dedicada sólo a las series.

 

PennyDreadful2-1

1. Penny Dreadful. Esta serie me llamó la atención por su premisa: la reunión de un manojo de célebres personajes literarios. Entre ellos, los principales de Drácula, Victor Frankenstein y su criatura, Dorian Grey, Jack the Ripper… Y no, no se trata de ponerlos al “ahí se va” así como así: hay una buena trama y, además, las actuaciones son impecables. Sobre todo, la de la protagonista, Eva Green, que se luce en su papel de la vidente Vanessa Ives.

Temporadas: 2. En Netflix está: sólo la primera. Voy en: episodio 4, T1. Puntuación de los usuarios: cinco estrellitas menos un piquito. 

 

2. Orange is the new black. Bueno. Qué decir de ésta. Me eché la tercera y última temporada en dos semanas, creo. O tres, a lo mucho. Me atrapó apenas el año pasado, cuando ya llevaba dos temporadas y no me llevó mucho tiempo ponerme al corriente. Casi después de 365 días, he vuelto a las andadas con las chicas de Litchfield. Por cierto, justo antes del estreno de la más reciente temporada, el mes pasado publicamos esto.

Temporadas: 3. En Netflix están: las tres completitas. Voy en: todas terminadas. Puntuación de los usuarios: cinco estrellitas.

 

vikings-tv-review

3. Vikings. No recuerdo cómo empecé a verla… Mmmh, quizá fue ocio. No sabía qué ver y de pronto me la topé por ahí y me acordé que algún conocido la había recomendado. Ah, sí, y también recién había visto Cómo entrenar a tu dragón y me había quedado picada con los nórdicos. Entonces decidí darle una oportunidad. Empieza lenta, pero va agarrando ritmo con el paso de los episodios, además de que hay un importante deleite visual. No soy superfan de la cultura y mitología nórdicas, pero al ver esta serie medio empecé a interesarme un poco más.

Temporadas: 3. En Netflix están: 2. Voy en: terminé la primera. Puntuación de los usuarios: cinco estrellitas.

 

Being-Human-Series-2

4. Being Human. Ay. Ésta es un gusto superparticular y le guardo una estima especial por razones personales. Digo “superparticular” porque no creo que sea demasiado popular, además de que ya es viejita (bueno, por lo menos su último episodio se transmitió hace dos años, y el primero, hace seis), pero yo la descubrí apenas éste, por supuesto. Es otra de vampiros. Bueno, y de seres sobrenaturales en general. Digamos que va por la misma línea de Penny Dreadful, pero en otra dirección también, porque es una tragicomedia. La premisa es: un vampiro, un hombre lobo y una fantasma comparten piso. Parece inicio de chiste, pero no lo es. Así lo dejo, a ver si les pica la curiosidad.

Temporadas: 5. En Netflix están: todas. Voy en: terminé toditas. Puntuación de los usuarios: cuatro estrellitas.

 

5. The Returned. Es, me parece, la más reciente. Apenas salió este año y es una producción de Netflix. Está basada en la francesa Les Revenants, cuya primera temporada fue todo un éxito (y también vi, por cierto), pero se están tardando mucho para sacar la segunda (¡ya pasó más de un año!). Por lo pronto ésta cumple con su propósito de suspense y un poquito de terror zombi: se supone que en un pequeño pueblo, gente que se suponía muerta, empieza a regresar a su vida de siempre, sin parecer enterarse de que el tiempo ha pasado y de que ellos, como todos lo demás saben, están muertos. Por supuesto, todo esto para sorpresa de los vivos.

Temporadas: 1. En Netflix está completa. Voy en: terminé todos los capítulos. Puntuación de los usuarios: cuatro estrellitas y media.

 

¿Cómo ven? ¿Las han visto? Si no, ¿alguna llamó su atención? Espero que sí.

La próxima nota estará dedicada a las películas.

7 cosas que debes saber sobre el regreso de Orange Is The New Black

Orange-is-The-New-Black

Estamos muy ansiosos por saber qué sigue en la vida de las chicas de Litchfield, ¿ustedes no? En fin, si son fanáticos de la serie, seguro lo estarán, y si no… ¡todavía tienen tiempo de serlo! Todo dependerá del tipo de series que les guste ver, pero OINTB es una fácil de ver, digerible, pues tiene ese toque de tragicomedia con la que todos nos sentimos identificados, puesto que la vida en general es justo eso.

Por lo pronto, si es que no están familiarizados con la trama, será mejor que organicen un maratón durante este fin de semana (juro que si hubiera podido, yo hubiera visto las dos primeras temporadas en uno o dos fines: me llevó un par de semanas completas porque tenía obligaciones que cumplir, claro).

Y si lo están, entonces sigan leyendo.

1. Al parecer, según lo que dijo la creadora de la serie, Jenji Kohan, los temas de esta tercera temporada serán la fe y la maternidad. También aseguró que sería un poco más ligera que la anterior.

2. Larry no regresará para este nuevo periodo. Netflix confirmó que Jason Biggs no estaría en la tercera temporada, pero eso no quiere decir que ya nunca lo volveremos a ver. De hecho, el mismo actor dijo que por el momento no hay nada interesante sobre el personaje qué contar, pero siempre está la posibilidad de regresar.

3. Mary Steenburgen se ha unido al elenco. El actor Pablo Schreiber, que hace de Pornstache, dijo que interpretaría a la mamá de su personaje…

4. … y durante la misma entrevista, el histrión confirmó que el propio Pornstache no aparecería mucho, debido a que está cumpliendo con su condena en la cárcel, además de que Schreiber está por el momento como regular de otra serie, The Brink, de HBO.

Pictures-Reveal-Little-More

5. De Alex, por el contrario, veremos más que en la temporada pasada, pues la chica mala ha regresado a la cárcel.

6. Otros que se integran a la serie son Mike Birbiglia y Ruby Rose. Del primero todavía no sabemos cuál será su personaje; de la segunda, que será otra reclusa que podría ser el interés romántico de Piper y/o Alex.

7. El tráiler nos recuerda la presencia de la malvada Vee al mostrar a Crazy Eyes en conflicto por su pérdida. La villana fue golpeada por la camioneta en la que Rosa escapó. ¿Qué habrá pasado? ¡Nos morimos por saber!

Todas las dudas se disipan hoy y los fans podrán ver la temporada completa de una sola vez. ¡Disfrútenla!

 

https://www.youtube.com/watch?v=njy0dFFlpAc
Fuente: Popsugar